lunes, 30 de mayo de 2011

¿Por qué y cómo debemos organizarnos? , por Iñaki Gil de San Vicente


 pensador y revolucionario marxista vasco

Varios acontecimientos recientes han reactivado el clásico debate doble sobre, por un lado, las relaciones entre organización y espontaneísmo y, por otro lado, las relaciones entre la organización militante y los partidos electorales de masas, los sindicatos y los movimientos populares y sociales. Algunos de estos acontecimientos son las sublevaciones de las masas musulmanas en África del norte; las movilizaciones juveniles en muchas zonas de Europa –Estados español y francés, Gran Bretaña, Italia, Alemania, etc.– al llamado de pequeñas iniciativas contra la explotación; las fugaces luchas obreras y populares que surgen con más frecuencia de lo reconocido por el poder pero que se agotan rápidamente como, por ejemplo, en los EEUU; la movilización que está teniendo lugar en Euskal Herria y que se ha plasmado en la victoria de Bildu; la participación del pueblo cubano en los debates del VI Congreso del PC; la decisión del pueblo islandés por aplicar justicia a los culpables de la crisis; la lucha popular en Honduras pese a la dura represión que padece desde el golpe de Estado, etcétera.
Deliberadamente hemos citado experiencias extremas, en apariencia incompatibles, para llevar el debate a su punto crítico: la necesidad de la organización de vanguardia tal como fue desarrollada por el marxismo desde comienzos del siglo XX. Al toro hay que cogerlo por los cuernos, especialmente ahora que el movimiento de los indignados reactiva la ilusión de las virtudes del espontaneísmo, de la omnipotencia de las redes sociales, de twitter y de las nuevas tecnologías de la comunicación, a la vez que aparenta desacreditar a las “viejas organizaciones de vanguardia”, demostrando la superioridad de la “rebeldía juvenil” sobre el agónico movimiento obrero, etc. En absoluto son tesis nuevas. Por el contrario, y como veremos, la necesidad de la organización revolucionaria se sustenta, como mínimo, en diez lecciones reiteradamente confirmadas por la historia:
Una, la tendencia de las masas explotadas a aceptar las promesas de las minorías explotadoras, a creerse sus mentiras, o sea, la inercia de la credulidad. Dos, los límites de la lucha individual y/o colectiva de mera protesta, que carezca de una visión crítica de la naturaleza del enemigo al que se enfrenta. Tres los límites de las luchas espontáneas, de los motines, revueltas y sublevaciones sociales que estallan cuando la opresión se hace insostenible. Cuatro, la capacidad de la burguesía para pudrir no solamente estas revueltas sino sobre procesos de luchas ascendentes que terminan ahogándose en el pantano parlamentarista. Cinco, la tendencia a la burocratización y al reformismo de los partidos parlamentaristas de masas por muy de izquierdas que digan ser. Seis, la tendencia al corporativismo pactista y economicista del sindicalismo. Siete, la tendencia a los vaivenes, al estancamiento y retroceso de los movimientos populares y sociales. Ocho, los efectos alienadores y disgregadores del capitalismo. Nueve, la efectividad de las represiones y violencias burguesas. No hace falta decir que estas lecciones se presentan interactuando todas ellas o muchas de ellas, creando sinergias muy complejas que sólo pueden desentrañarse teórica y prácticamente aplicando el marxismo. Y esta es la décima y última lección que demuestra la necesidad y la urgencia de organizarse, a saber, la teoría revolucionaria sólo puede desarrollarse mediante un colectivo organizado para ello.
1.- Credulidad en las promesas de los opresores:
Sobra la primera lección podemos extendernos indefinidamente. Lo mejor es tomar conciencia de su persistencia histórica: Tucídides explica cómo Brásidas prometió dar la libertad a los esclavos hilotas que se identificasen públicamente como fervientes luchadores a favor de Esparta. Unos dos mil aceptaron la propuesta y fueron premiados, pero: “poco después los espartanos los hicieron desaparecer y nadie sabe cómo murió cada uno”. De esto hace aproximadamente 2435 años y desde entonces la necesidad de la organización tomó nuevos bríos, muy en especial cuando la represión imperialista reactivó la táctica espartana de “desapariciones forzadas”. Entre el -89 y -88, Mario y Cinna organizaron un ejército popular para vencer a las clases ricas en Roma. Prometieron la libertad a los esclavos y a los gladiadores que se volcaron en la batalla, y tras la derrota ejecutaron a 100 nobles. Esto asustó a Mario y Cinna, y les llevó a unir sus fuerzas con la clase senatorial vencida para, con esa nueva alianza, aplastar a los esclavos: una noche rodearon su campamento y los exterminaron. En el +37 Sexto Pompeyo liberó a esclavos para que luchasen en su ejército contra Augusto en la guerra de Sicilia. Sexto Pompeyo perdió y huyó, y Augusto prometió respetar la libertad de los esclavos pero en secreto organizó su desarme, la entrega a sus amos y el asesinato de los esclavos cuyos amos no fueron encontrados vivos.
La esclavitud romana era atroz, lo que añade un sangriento plus de importancia a estas y otras muestras de credulidad. Es cierto que las luchas de las clases y de los pueblos precapitalistas nunca se plantearon crear un nuevo orden cualitativo, excepto vagas utopías. Sin embargo, la credulidad de las masas explotadas, sean esclavas, siervas, campesinas, artesanas, proletarias, etc., sigue existiendo a pesar de los relativos avances en educación, prensa, derechos, etc., logrados en la sociedad burguesa gracias a múltiples luchas. La credulidad en el opresor tiene diversas causas: ignorancia, miedo, alienación y fetichismo, creencias religiosas. La organización revolucionaria aparece aquí como imprescindible porque aporta, además de una argumentación teórica rigurosa sobre los terribles efectos de la credulidad, también y sobre todo porque facilita la praxis de liberación, el debate práctico conjunto, la crítica y la autocrítica entre personas que aprenden a liberarse en su misma vida personal y colectiva. La credulidad se caracteriza, entre otras cosas, por cierta dosis de fe, de irracionalismo, en un ser superior, sea dios, amo, empresario, general, o en burocracia como el Estado. La organización lo que hace en este crucial asunto es demoler esa fe, introducir racionalidad crítica y conocimiento histórico, político, ético, etc., siempre unido a una práctica militante.
2.- Límites de la lucha de mera protesta, que carezca de una visión crítica del opresor:
Sobre la segunda razón tenemos que decir que, sin una suficiente conciencia personal y política, cualquier protesta por inicial y embrionaria que sea tiende a terminar en fracaso. Como hemos dicho antes, en las sociedades precapitalistas era muy difícil desarrollar una teoría adecuada. Los galeses que fueron masacrados en el siglo XI por los anglonormandos apenas intuían más allá del objetivo visible de los invasores: quitarles sus tierras. Pero había otro objetivo más largo y demoledor: “la exterminación de todos los bretones para que nunca más se pronunciara su nombre”, como escribió un cronista de la época. Los pueblos indios y filipinos que sufrían el terrorismo español apenas comprendían la declaración real que se les leía antes de pasarlos a cuchillo, o quemarlos o descuartizarlos vivos mientras sus mujeres, hermana y amigas eran violadas delante de los hombres. Pero una vez que comprendieron la naturaleza del invasor le resistieron con desesperación. Incluso hoy en día, miles de mujeres que sufren terrorismo patriarcal dudan en denunciar a su marido, novio, amigo o vecino, y centenales de ellas se retractan y retiran su acusación poco antes del juicio.
Por esto mismo, las organizaciones feministas son imprescindibles para concienciar a las mujeres, para aportarles una visión crítica de la explotación patriarco-burguesa, de la necesidad de que salgan de su soledad, se relaciones y se integren en esos u otros grupos para encontrar fuerzas que les ayuden a luchar. Lo mismo hay que decir sobre el resto de situaciones de injusticia y dominación, de opresión, sean las que fueren. Sin una organización suficiente, los sectores oprimidos nunca podrán conocer su situación, obtener información y realizar debates, atraer más miembros y avanzar en la coordinación con otros colectivos que tienen los mismos o parecidos objetivos. Si miramos el problema desde una perspectiva más amplia, por ejemplo, desde la que nos alerta de la fuerza organizada del sistema patriarcal mediante las Iglesias y sus medios, desde el machismo y sexismo de la prensa y de los espectáculos, desde el machismo de los partidos y sindicatos, desde la indiferencia de muchas instituciones burguesas ante la opresión de la mujer y sobre todo, desde la ferocidad invisible y normalizada del terrorismo patriarcal, desde esta perspectiva que nos explica cómo y por qué sobrevive tanto la dominación masculina, comprenderemos la importancia de las organizaciones feministas, y en general de todas las organizaciones.
3.- Desconocimiento de los objetivos del opresor y de su ferocidad:
Sobre la tercera razón, hay que decir que es un freno poderoso que solamente puede ser superado por la organización que aporta un saber crítico basado en la experiencia colectiva, mucho más grave es el problema de los límites de las luchas espontáneas individuales o colectivas, de los motines, revueltas y sublevaciones sociales que estallan cuando la opresión se hace insostenible. Ya se de forma aislada o en grupo, los estallidos súbitos o insuficientemente organizados pueden obtener triunfos inmediatos, y los obtienen porque cogen por sorpresa al poder establecido. Entre -116 y -114 se produjo una revolución en la ciudad aquea de Dime, ocupada por los romanos, para acabar con las deudas causadas por los altos impuestos, entre otros objetivos. Se quemaron los archivos públicos, se cancelaron las deudas y demás contratos. Pero la revolución fue derrotada, dos de sus cabecillas fueron muertos y otro enviado a Roma para ser juzgado. En 1871 el pueblo de París se sublevó contra la alianza entre la burguesía francesa y el ejército alemán ocupante. Pese al heroísmo impresionante, la Comuna fue masacrada atrozmente, entre otras razones porque no pudieron organizarse lo suficiente, ni ser suficientemente radicales en sus medidas liberadoras. En la IIGM Varsovia se sublevó dos veces contra la barbarie nazi, y las dos fue masacrada. Estos ejemplos distantes más de dos mil años y ocurridos en dos modos de producción muy diferentes, el esclavista y el capitalista, tienen sin embargo un denominador común: la escasa organización previa.
La necesidad de la organización es tanto más perentoria y vital cuanto más importante es el objetivo a conquistar, cuanto más ansiosas y activas están las masas, y cuanto mayor y más cruel es la voluntad del opresor de seguir explotando. Sea la lucha que fuere, desde una pequeña asamblea de vecinos que bloquean una empresa que contamina el barrio, hasta una insurrección revolucionaria para derrocar a la burguesía, pasando por una huelga obrera, en todos los casos la organización debe existir con anterioridad, debatiendo los objetivos, la estrategia y la táctica, analizando las relaciones de fuerzas, discutiendo las tácticas y los medios necesarios y los no necesarios, haciendo propaganda y ampliando las alianzas, buscando además de recursos, también planes alternativos tras estudiar las posibles reacciones de los aliados, de los indecisos y sobre todo del poder al que se quiere vencer, sea el poder universitario, el municipal, el judicial, el empresaria, el patriarcal, el político y de forma decisiva el militar. La espontaneidad, la que fuere, tiene unos límites precisos que aparecen después de las primeras victorias, si las hay, cuando se empieza a ver que el poder es más fuerte de lo que se creía, tiene más defensas, tiene aliados dentro del bando luchador, puede sobornar y corromper. La lucha espontánea tiende a apagarse cuando la lucha de prolonga, el objetivo se aleja, la estrategia empieza a fallar, las tácticas propias ya no hacen daño al opresor; y cuando éste, responde con ataques inesperados y sorpresivos. Para evitar todo esto es imprescindible organizarse con anterioridad.
4.- Capacidad burguesa para pudrir las luchas:
Sobre la cuarta razón, hay que decir que si bien el exterminio sangriento, el terrorismo, es la última garantía de la civilización del capital, no es menos cierto que la burguesía experimentada prefiere antes desgastar, desorientar y desunir a las clases explotadas mediante una astuta maquinación en la que intervienen las concesiones puntuales, el préstamo del gobierno a la izquierda –nunca ceder el Estado y menos el ejército–, etc., a la vez que la represión selectiva del sector más radical y consciente. Las luchas ludditas de finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, tuvieron un nivel de organización interna bastante adecuado para las condiciones de su época, aunque al final fueron derrotadas no tanto por la represión, con sus asesinaros incluidos, sino sobre todo por las innovaciones realizadas por la burguesía. El luddismo destruía las máquinas de vapor que condenaban al paro y a la miseria a miles de familias trabajadoras, y hasta quemaba los talleres, obligando a muchos empresarios a trasladarse a otras regiones menos combativas para instalar sus negocios: un anuncio de las “deslocalizaciones” tan famosas ahora. Pero la burguesía británica aprendió que era mejor dirigir de forma imperceptible la radicalidad obrera y popular hacia la trampa institucional, parlamentaria, en la que el movimiento obrero podía conquistar reivindicaciones importantes pero nunca decisivas a la larga, y menos aún, irreconciliables con la propiedad burguesa, con su Estado de clase y con su ejército. Lo mismo aprendió la alemana cuando vio que la represión policial y judicial de finales del siglo XIX, y las leyes represivas posteriores, no detenían el fortalecimiento de la socialdemocracia.
La organización política formada por militantes teórica e históricamente preparados, es imprescindible para superar estos y otros peligros. No se superan con la justa ira espontánea, ni con el voluntarismo ignorante, al contrario, esto facilita la victoria burguesa. Cuanto más poder institucional logra la izquierda, concejales, alcaldes, diputados, senadores, ministros, consejeros en empresas y bancos privados, supervisores en instituciones y empresas públicas desde hospitales hasta universidades, etcétera, más riesgo existe de que termine cayendo en la trampa burguesa. Un dato extremadamente inquietante por cuanto irreversible, es que esa izquierda asuma pequeñas pero simbólicas tareas represivas cedidas transitoriamente por el poder que antes torturaba, encarcelaba y mataba a esa izquierda. Recordemos al PC italiano reprimiendo a la izquierda revolucionaria en los ’70 y 80. Otro dato es el surgimiento de pequeñas corruptelas económicas, políticas y éticas que irán creciendo como un pestilente cáncer, sobre todo en la medida en que nadie controle a los arribistas y chupópteros que se acercan a la izquierda victoriosa para enriquecerse y lavar su conciencia. Recordemos el miedo de los griegos a poder corruptor del “oro persa”, que pudría incluso a algunos famosos espartanos. La síntesis entre burocracia, reformismo y corrupción desintegra a las organizaciones, sobre todo cuando han renunciado públicamente a decisivas señas de identidad. Recordemos al PC español aceptando la monarquía instaurada por Franco. Contra esta fuerte tendencia objetiva tan confirmada por la historia, sólo se le puede oponer una eficaz y muy preparada organización militante.
5.- Tendencia a la burocratización de la izquierda:
Sobre la quinta razón, hay que decir que si bien está estrechamente relacionada con la razón anterior, la cuarta, también tiene operatividad propia. Una lucha revolucionaria puede burocratizarse aunque no gire al reformismo y no sea desintegrada en el sistema institucional dominante, pero sí es necesaria la burocracia para que triunfe el reformismo porque siempre, en mayor o menos grado, surge el debate interno sobre el reformismo entre las corriente a favor o en contra. La burocracia es imprescindible trampear o reprimir el debate a favor de las tesis reformistas. El marxismo fue consciente de la tendencia objetiva al burocratismo desde su mismo origen, y el transcurso de las luchas no hizo sino aumentar esa preocupación sobre todo desde que la socialdemocracia se convirtió en un enorme partido de masas. Sin embargo, Lenin tardó más tiempo que Rosa Luxemburgo, que Trotsky y que otro en percatarse del riego objetivo de burocratización. Pero una cosa es la tendencia objetiva, que no tiene por qué realizarse dependiendo de las medidas que se tomen y del tipo de organización que se desarrolle; y otra cosa es el determinismo absoluto consistente en la “ley de hierro” de la burocracia sostenido por Mitchell siguiendo las tesis de Mosca y Pareto, y por otro lado, las afirmaciones anarquistas que ven la paja en ojo ajeno pero no la viga en el propio.
La burocracia tiene raíces objetivas en toda sociedad en la que la división del trabajo intelectual y el físico está deliberadamente potenciada por la clase dominante. En toda sociedad en la que la obediencia, la sumisión y la credulidad en el poder son parte de la síntesis social, de la matriz social. La tendencia a la burocracia se refuerza cuando la vida política adquiere velocidad y complejidad, cuando no hay tiempo para consultar a las bases, etc.; en estos casos el sustitucionismo y el delegacionismo abren la puerta a la burocratización. En contra del tópico y de la creencia sin base histórica, son las grandes formaciones parlamentaristas y los pequeños grupúsculos dirigidos por un líder carismático, los que primero se burocratizan, mientras que las organizaciones militantes resisten bastante más. La causa radica en que están formadas por luchadores conscientes de sus derechos, de la necesidad del debate riguroso, del enorme riesgo para el futuro de las decisiones tomadas precipitadamente sin la mínima o con una insuficiente discusión, y de la diferencia insalvable entre credulidad y credibilidad. Crédulo es el idealista que tiene fe en lo indemostrable, en la promesa del dirigente que nunca puede ser criticado; la credibilidad consiste en dar un tiempo justo de confianza a las decisiones de la dirección asentadas en la experiencia, honradez y coherencia contrastadas a lo largo de los años y contrastables en todo momento mediante el debate democrático.
6.- Tendencia al corporativismo economicista del sindicalismo:
Sobre la sexta razón, hay que decir que surge de la propia esencia de la explotación capitalista y de los límites de la conciencia sindical que gira casi exclusivamente alrededor de las mejoras salariales y laborales, casi nunca sociopolíticas y menos aún revolucionarias. CC.OO. y UGT en el Estado español son un ejemplo incuestionable. Otros sindicatos no han caído tan bajo pero son realmente muy pocos los sindicatos luchadores precisamente durante la actual ofensiva salvaje del capital contra el trabajo, y menos lo que fusionan su acción laboral con otra sociopolítica orientada a la superación histórica de la dictadura del salario, como en debe ser. Fue Rosa Luxemburgo la que en 1906 hizo una de las más razonadas y radicales denuncias de la burocratización economicista del sindicalismo habido hasta ese momento. La conciencia economicista de la clase obrera surge de la invisibilidad de la explotación que sufre tanto por el fetichismo como por la creencia de que tiene los mismos derechos que el empresario, lo que le lleva a creer que con el simple aumento salarial y con mejoras laborales se pondrá a la altura del empresario, viviendo como él y teniendo el mismo o más poder. Pero como la explotación asalariada destroza la salud y reduce el tiempo libre hasta casi la nada, el obrero, minado ya por la división entre el trabajo intelectual y el físico, asume como normal que el sindicato sea dirigido por los especialistas, por los que saben de leyes y tienen sus despachos justo al lado de los del patrón, con el que almuerzan frecuentemente.
El sindicalismo sociopolítico necesita de militantes obreros teóricamente formados, que sepan que son esclavos asalariados de por vida, hasta que se mueran o hasta que acaben con la dictadura del salario. Pensar esto y conocer su lógica exige de una formación teórica y política que solamente puede obtenerse mediante una organización revolucionaria. Más aún, el militante obrero ha de tener una especial cualidad ética que le ayude a mantener su lucha. La esclavitud asalariada vuelve extremadamente dependientes y vulnerables a las personas al carecer de otro recurso vital que el salario. La burguesía conoce esa debilidad estructural y chantajea, soborna o atemoriza a los sindicalistas y obreros cuando les falta una ética revolucionaria. Pero si ya es difícil aprender la teoría y mantener una lucha sindical, todavía lo es más superar la ética burguesa sustituyéndola por la ética marxista. Sin una organización que facilite esa emancipación personal y colectiva es casi imposible lograrlo.
7.- Tendencia a estancamiento y retroceso de los movimientos populares y sociales:
Sobre la séptima razón, hay que decir que es todavía más aplastante que la anterior. A diferencia del sindicalismo, que está más o menos presente en la explotación asalariada porque ésta abarca toda la vida laboral, los movimientos sociales y populares son voluntarios, sufriendo altibajos y con una clara dinámica de sustitucionismo de las bases por la dirección sobre todo en los períodos de reflujo de las movilizaciones. Un ejemplo lo tenemos en el bluf de las ONGs, de los movimientos antiglobalización, de los Foros Sociales, y del bajón espectacular hasta casi su desaparición de los “nuevos movimientos sociales”, “contestatarios” y de “contra cultura” de los ’60 y todos los ’70. Le experiencia de los “verdes” es concluyente: absorbidos por el imperialismo alemán. Una de las causas es la propia fugacidad del “movimiento estudiantil” y “juvenil”, base frecuente de lo anterior, que estalla en determinados momentos pero que se agota por simple ley biológica y por las innovaciones represivas del Estado burgués.
La permanentización de núcleos revolucionarios en el interior de los movimientos es una de las tareas decisivas de la teoría de la organización tal cual la expuso Lenin a comienzos del siglo XX, que no hacía sino trasladar a las condiciones represivas zaristas lo que ya era una reflexión común en las izquierdas de otros países, aunque no tan sistematizada teóricamente. Lo básico de esta aportación sigue siendo más actual ahora que entonces por la multiplicación de los mecanismos burgueses de represión, desactivación y desintegración de los movimientos. La dialéctica entre espontaneidad y organización aparece aquí con todos sus matices enriquecedores, y con la advertencia clara de los dos riesgos mortales: la burocratización y el reformismo que crecen en los movimientos si no existen en su interior núcleos militantes y aún así el problema sigue existiendo.
8.- Efectos alienadores y disgregadores del capitalismo:
Sobre la octava razón, hay que decir que abarca a la totalidad de los puntos anteriores y nos lleva a un debate crucial del que hemos adelantado puntos concretos. Se trata del poder del capital para crear una sociedad sectorializada, dividida y pulverizada en micropartículas egoístas e individualistas totalmente aisladas entre ellas y sólo conectadas mediante los medios que el propio capital impone y determina, los suyos, que refuerzan esa multidivisión grupuscular. La realidad, que es una totalidad de contradicciones en lucha, aparenta desaparecer en un informe caos de egoísmos ferozmente individuales. La sociobiología, el genetismo y el darwinismo social refuerzan “científicamente” esta creencia. A lo sumo que se llega, es a aceptar que cada partícula, cada “ciudadano”, tiene exclusivamente “derechos individuales” que debe negociar y transaccionar individualmente con el “ciudadano patrón”, con el “ciudadano juez”, etc., siempre aceptando la máxima hobbesiana de que el hombre es un lobo para el hombre. Es cierto que los movimientos sociales, el sindicalismo y otros grupos mínimamente organizados luchan contra esta realidad pero insuficientemente por razones obvias.
De nuevo, la organización militante aparece como una necesidad imperiosa para mostrar que la realidad es más cruda y peor que la versión hobbesiana. El hombre no es un lobo para el hombre, sino un mercader, que es infinitamente peor: “homo hominis mercator”. El naturalismo inherente a la máxima “homo hominis lupus” no puede mostrar la brutal explotación del capitalismo. Aprender que el ser humano reduce a mercancía a otro ser humano, comprándolo, vendiéndolo y explotándolo, exige de la praxis revolucionaria, de la dialéctica entre la acción y el pensamiento en el interior de los conflictos y siempre en un marco organizativo. Solamente en el fragor cotidiano de la lucha contra la opresión puede el ser humano conocer la verdadera naturaleza del capitalismo. La intelectualidad académica gira tan rápidamente al reformismo o a la derecha, porque, entre otras cosas, siente horror a la militancia organizada. Otro tanto hay que decir de sectores estudiantiles que, siendo progresistas, creen que basta con estar al tanto de las últimas modas intelectuales. La organización leninista debe y puede aportar una praxis crítica totalizante de la inhumana mercantilización burguesa, aunque los meritorios esfuerzos individuales pueden llegar a disponer de una percepción bastante amplia del problema, si bien unilateral y tendente al individualismo sectario al no ser contrastada por la praxis crítica colectiva que sólo la garantiza una organización revolucionaria.
9.- Efectividad de la represión:
Sobre la novena razón, hay que decir que se parte de una teoría amplia de las violencias y de las represiones, no reduciéndolas a la acción judicial y policial, sino considerando la totalidad de mecanismos de intimidación, miedo y represión. La seguridad es una preocupación constante desde que existe la lucha contra la opresión. La insurrección de los esclavos cartagineses en varias ciudades itálicas en el -199 fue abortada y masacrada por la delación de dos esclavos. El campesinado chino se defendía mediante sectas secretas algunas de las cuales eran sólo de mujeres, de “monjas”. A mediados del siglo XVI las élites mayas supervivientes al terrorismo español se organizaron clandestinamente para transcribir en papel la cultura de su pueblo, el Popol Vuh, que estaba al borde de la extinción. La seguridad organizativa lo mantuvo a salvo hasta 1701. Blanqui tardó varios años en encontrar un efectivo sistema de seguridad para su organización. Marx y Engels siempre mantuvieron una “vida oculta” que garantizaba relaciones seguras con organizaciones perseguidas y con personas influyentes que habían militado en la revolución, y que les suministraban desde informaciones muy valiosas hasta pasaportes, documentos, dinero, etc., para ayudar a quien sufriese represión.
Pero la seguridad por la seguridad, sin un contenido político, no garantiza el desvío reformista. Durante la clandestinidad, la socialdemocracia alemana tenía la célebre y efectiva “Máscara de Acero”, que aseguraba el envío de propaganda, la celebración de los Congresos, etc., pero que no pudo evitar ni la burocratización ni el reformismo. Por el contrario, la dirección bolchevique sabía que su representante en la Duma zarista era un agente de la policía, aun así lo mantuvo vigilado porque, según Lenin, el efecto político de sus discursos era más beneficioso que las pocas delaciones que podía hacer. Obviamente, la seguridad es imprescindible en una dictadura y también bajo una democracia burguesa restringida y vigilada, pero su necesidad no desaparece en lo básico ni incluso en una democracia burguesa muy tolerante. En este caso debe adquirir tres formas básicas: una, seguridad financiera y de recursos porque una organización hipotecada con deudas es una organización atada políticamente; dos, seguridad en sus cargos de responsabilidad, fácil de comprender; y tres, seguridad en la rectitud ética y política de sus militantes, que sustenta a las dos anteriores. Se mire por donde se mire, la mejor forma de garantizar la seguridad es la organización revolucionaria, y no siempre ni automáticamente.
10.- Síntesis y confirmación histórica:
Y la décima razón, síntesis de todas las anteriores, vamos a exponerla presentando cuatro experiencias históricas. La primera trata sobre la necesidad del centralismo democrático, del que tal vez tengamos uno de los primeros ejemplos históricos en el relato que hace Jenofonte tras la asamblea de los 10.000 en la que analizan las consecuencias de haber perdido a los generales. Jenofonte explica que los nuevos mandos elegidos democráticamente han de ser más rectos y honrados que los anteriores, y que las tropas han de aplicar las decisiones tomadas después de haberlas debatido y decidido colectivamente con toda diligencia y eficacia, sabiendo que cuando surjan nuevos problemas deberán reunirse de nuevo para debatirlos, decidir y practicar lo decidido. Libertad plena de debate colectivo, garantizada por las medidas de seguridad adecuadas –los griegos no debatieron lo anterior bajo las flechas enemigas, sino en un lugar seguro y a prueba de oídos peligrosos–, y aplicación conscientemente asumida de las decisiones tomadas en el debate. Sin duda, este método, junto a otros, fue el que garantizó su victoriosa vuelta a la Hélade. No se ha inventado un método mejor, y, como veremos, las nuevas tecnologías de la información pueden mejorarlo pero nunca sustituirlo.
La segunda es la necesidad de una permanente lucha teórica, filosófica, política, etc., no sólo contra la ideología burguesa sino también contra sus servicios secretos dedicados a la lucha propagandística e ideológica. Los servicios secretos británicos, por poner un solo ejemplo, tenían una larga lista de “famosos escritores” en su nómina: Daniel Defoe era uno de ellos, además de periodistas y criminales del hampa que escribían textos falsos atribuidos luego a los irlandeses armados o a otras organizaciones. Los “fondos de reptiles” existieron en Roma y ahora mismo, en la CIA y en todo Estado burgués. Cuando tienen el apoyo del reformismo, el resultado de su trabajo puede ser demoledor. Un ejemplo de manipulación burguesa disfrazada de “progresismo” es el de los “batallones rojos” mexicanos formados por obreros que pelearon contra las masas campesinas revolucionarias entre 1910 y 1917. Fueron convencidos con argumentos falaces y eurocéntricos, no exentos de rechazo al “atraso campesino” y a los “salvajes indios”. Vencida la revolución, la burguesía desarmó los “batallones rojos”, incumplió las promesas que había hecho, redujo las libertades que todavía existían y aumentó la represión. Podemos imaginar con cierta plausibilidad que si hubiera existido una organización marxista sólidamente formada e implantada, no se hubiera cometido semejante error, o al menos hubiera sido mucho menor.
La tercera es la del mito de la omnipotencia de Internet, de las “redes sociales”, de las movilizaciones convocadas mediante teléfonos móviles, twitter, etc. Al igual que con otros avances tecnocientíficos, los árboles no deben ocultarnos el bosque, que es lo decisivo. El debate ya aparece en Marx cuando analiza los contradictorios efectos del telégrafo, que luego, junto al ferrocarril y el teléfono, fueron decisivos en las revoluciones mexicana y bolchevique. Internet ha facilitado la recuperación de las izquierdas mundiales desde finales del siglo XX, y el uso en red de la telefonía móvil es un arma que ha cosechado algunas victorias. Todo esto es cierto, pero existen tres preguntas que debemos responder: ¿cómo maximizar sus potencialidades?, ¿de quién son esos medios?, y ¿qué haremos cuando el capital nos los cierre? Cuando surgió la imprenta, el Vaticano y el resto de poderes se lanzaron a controlar su uso, estableciéndose una batalla que todavía se libra. La prensa diaria la inventó el cardenal Richelieu, y Napoleón cerró la mayoría de los periódicos para aumentar su poder. Sabemos que los Estados pueden cerrar Internet, bloquear la telefonía móvil, etc., cuando quieran, sumergiéndonos en el “silencio informativo”. ¿Qué hacer entonces? La respuesta pasa por el debate sobre la organización militante: es la práctica personal, el contacto cara a cara, la conversación y el debate en la práctica lo que maximiza el potencial de los nuevos medios, y el que confirma las relaciones establecidas electrónicamente. Sin la práctica en la calle, Internet degenera en el “ciberizquierdismo” sin realidad material. Es la lucha organizada la única que puede crear redes capaces de aguantar durante más tiempo las censuras y cierres, y la única capaz de pensar lo que hay que hacer bajo el “silencio informativo”, activando otros medios ya pensados con anterioridad.
Y la cuarta y definitiva es la confirmación histórica del argumento central: tarde o temprano se agudizarán las contradicciones sociales, volverán las luchas y la burguesía endurecerá su política. No es determinismo catastrofista, sino conocimiento de la evolución burguesa entre expansiones y crisis. Conforme se gesta, expande e intensifica la crisis, la necesidad de la organización revolucionaria se vuelve impostergable, pero la solución de este problema que puede llegar a ser decisivo, dependerá de cómo se haya actuado en los tediosos períodos de calma y “normalidad”, cuando algunos generalizan la idea errónea de que ha desaparecido la explotación o de que se ha suavizado tanto que ya no son necesarias “caducas teorías”. Si ningún colectivo ha mantenido vivo el embrión organizativo la burguesía apenas encontrará resistencias organizadas y menos aún programas revolucionarios que faciliten el salto del malestar social a la conciencia política dentro de un programa de transformación socialista. La derecha campará a sus anchas, sabedora de que tiene muchos recursos para impedir que la indignación de una minoría se transforme en rebelión de la mayoría. La derecha sabe por experiencia propia que uno de los peores peligros para su sistema es el crecimiento de organizaciones revolucionarias, las únicas que pueden actuar como mediaciones entre la indignación y la rebelión.
EUSKAL HERRIA 29-V-2011

Un sencillo homenaje a mis hermanas y hermanos de las FARC-EP


Un sencillo homenaje a mis hermanas y hermanos de las FARC-EP en sus 47 años de lucha contra la oligarquía y el imperialismo. A esa gran artista y revolucionaria, Inti Malewa. A  Fidel Camilo, mi hijo querido, quien a su corta edad,  me enseña la alegría de vivir y de ser cada día más humano. 

¡Hemos jurado vencer, venceremos!

Dax

sábado, 28 de mayo de 2011

47 Años de batallas por la paz de Colombia desde la resistencia armada, por Estado Mayor de las FARC-EP

47 años de batallar junto al pueblo contra la oligarquía y el imperialismo

Colombianas y colombianos, hermanas y hermanos de Latinoamérica, en este mes de mayo se cumplen  47 años de barbarie impuesta a nuestra patria, 47 aciagos años de muerte aleve, de persecución implacable, de encarcelamientos injustos, de negación de derechos fundamentales a los ciudadanos, de despojo de tierras y viviendas, de destierros y desplazamientos, de enriquecimientos inmorales y de empobrecimiento violento, tan violento como la pobreza misma, causados por los distintos gobiernos que han ejercido el poder para la opulenta minoría.
47 años de violencia partiendo desde el día que el bipartidismo liberal-conservador personificado en el excluyente, corrupto e infame pacto de alternación presidencial del Frente Nacional, en el gobierno de Guillermo León Valencia tomó la decisión de enrumbar el curso histórico de la patria por los despeñaderos de la barbarie, lanzando la más grande ofensiva militar que hasta el momento se conociera en Latinoamérica, con más de 16.000 efectivos de la fuerza armada gubernamental y orientada desde la Casa Blanca, en su estrategia para el control geopolítico del continente y contener los vientos de dignidad e independencia que soplaban desde la revolución cubana, articulado en el Plan LASO (Latin American Security Operation)para aniquilar al campesinado  de Marquetalia. Es que la violencia y el arrodillamiento ante el amo yanqui, ha sido por excelencia la conducta política de las clases gobernantes en Colombia.
Hay verdades que incomodan a las clases que detentan el poder y a sus portavoces, como la de que, la violencia es la característica principal de su conducta política, y por eso lanzan a escena todo su tinglado mediático para hacer de sus trampas y mentiras “verdades oficiales”, como la justificación para la agresión a las comunidades agrarias en Marquetalia, bajo el estigma de “repúblicas independientes”, cuando  el corifeo de la sinrazón, en el congreso de la república, encabezado por el senador ultraconservador Álvaro Gómez Hurtado azuzó el terror para desplazar a sangre y fuego la resistencia en Marquetalia, por encima del clamor nacional de paz que los acompañó, y obligándolos a proferir la resistencia de las FARC-EP que crece imbatible acompañada de amor, esperanzas, iniciativas y críticas de los colombianos.
Desde Marquetalia hasta hoy, las FARC-EP jamás hemos renunciado a la solución política del conflicto social y armado, que la oligarquía colombiana profundiza en cada ciclo de gobierno, porque la búsqueda de la paz con justicia social es parte de nuestra génesis y razón de lucha, además de la certeza de que es con la participación del pueblo volcado en acciones e iniciativas como la construiremos. Es con el pueblo empujando por la distribución justa de la tierra, por el establecimiento de efectivas políticas de salud que prioricen en el hombre y en la mujer y, no en las cuentas bancarias de los emporios económicos de la corrupción que la comercializan; por alcanzar estrategias sociales que prioricen en vivienda digna en campos y ciudades, educación para todos, democracia plena para la convivencia nacional y el ejercicio pleno e integral de los derechos humanos; por reducción del gasto militar y el redireccionamiento de la política de defensa. Es la movilización de todos los sectores de la sociedad colombina quien impondrá la salida política del conflicto, iniciando con el acuerdo humanitario que libere a todos los presos políticos que se encuentran en las cárceles del régimen y a los prisioneros de guerra en poder de la insurgencia.
Cuando el gobierno ordenó el ataque a Marquetalia, los campesinos agredidos elevaron su voz por salidas de paz y bienestar, pero la ambición bipartidista del Frente Nacional desató el desangre que nos azota. Y todas las amenazas cayeron contra las fuerzas de resistencia encabezadas por los legendarios comandantes Manuel Marulanda Vélez, Jacobo Arenas, Isaías Pardo, Hernando Gonzales Acosta, Jóselo Lozada, Ciro Trujillo, Miguel Pascuas, Fernando Bustos, Jaime Guaracas, Miriam Narváez  y los 46 integrantes de la pléyade fecunda de la gesta Marquetaliana y de la insurgencia que hoy representamos las FARC-EP. Y prometieron su aniquilamiento físico y con ello el fin de la resistencia en pocas semanas. Desde entonces las amenazas y el “fue dado de baja”, el “va gravemente herido”, el “le estamos respirando en la nuca”, “en cinco meses los derrotamos”,  el “necesito otros cuatro años para derrotarlos”, o el “este es el fin del fin” ha sido el argumento para justificar el exponencial gasto militar, que ha disparado la fuerza pública armada a más de 500 mil efectivos, y que consumirá la quinta parte del presupuesto nacional del año entrante. Y, que además, recepcionó cerca de los casi $10.000 millones de dólares de ayuda norteamericana del fracasado Plan Colombia, ratificando lo falaz de la publicitada tesis gubernamental del “pos-conflicto”, pero profundizando las desigualdades que hoy deja a más de 30 millones de pobres.
En este casi medio siglo de confrontación armada, hemos puesto todas nuestras energías por la solución política del conflicto, pero los sectores del poder, que se crecen de privilegios en la guerra, han disparado sus arsenales para que ello no sea posible. Los acuerdos de la Uribe, firmados hace 27 años y que fueron esperanza de paz y prosperidad para la nación, fueron ahogados en sangre con el asesinato de más de cinco mil integrantes de la UP, el mayor genocidio contra un partido de oposición esperanzado de paz. En Caracas y Tlaxcala pusimos todo nuestro entusiasmo por retomar los caminos de la solución política, pero el guerrerismo de la clase dirigente, ostentado en la guerra integral del gobierno neoliberal de Cesar Gaviria, le apostó al juego de la derrota militar de la guerrilla,  y en lo económico a la llamada apertura, que dejó en la quiebra a cientos de medianas y pequeñas empresas elevando los niveles de pobreza. A los diálogos del Caguán llegamos con los equipos espigados con las esperanzas de reconciliación del pueblo, pero la estrategia de la clase dirigente, orientada desde Washington, no era de paz, era ganar tiempo para recomponer las estructuras de su fuerza armada golpeada duramente por el accionar de las FARC-EP y desarrollar los planes de guerra contenidos en el fracasado Plan Colombia y poner el territorio a disposición de las fuerzas de ocupación yanquis y cabeza de playa para la agresión contra los pueblos hermanos de América Latina que construyen soberanía y democracia.
La violencia nunca ha sido nuestra razón de ser, la violencia nos la impusieron y es la característica principal de un régimen decadente que medra en ella. Que asesina a los opositores para monopolizar el poder político y crecer las chequeras de la corrupción o alcanzar reconocimiento dentro de la estratificación de la muerte que estableció el ministerio de la defensa, para recompensar los crímenes de Estado y que para eludir su responsabilidad, eufemísticamente los han denominado “falsos positivos”. Violencia que ha desplazado a más de 5 millones de compatriotas y desaparecido a más de 19 mil colombianos, solamente en los 8 años de gobierno de Uribe Vélez, para enriquecimiento de industriales, agroindustriales, ganaderos, narco-terratenientes y militares.
Nuestra razón de ser es la paz de la vivienda digna, la del desarrollo humano equilibrado, la de la educación gratuita en todos los niveles, la de la salud preventiva para toda la nación, la de la reforma agraria integral que beneficie a las comunidades campesinas, indígenas y afro descendientes,  la del salario justo y del empleo garantizado,  la de la protección integral del medio ambiente, la de las garantías políticas para el debate y la participación en los órganos del poder político, la garante del ejercicio pleno de los derechos humanos integrales, la del respeto y garantías a las comunidades LGTV, la del reconocimiento pleno a los derechos de género, la del reconocimiento al aborto como parte sustancial de una sociedad que debe crecer en derechos y la del derecho a la protesta y a la movilización social. Y por esta paz nos la hemos jugado toda, hasta la vida misma, como lo han refrendado con generosidad  cientos de combatientes, entre quienes destacamos, con compromiso indeclinable, a los inolvidables comandantes guerrilleros Manuel Marulanda Vélez, Jacobo Arenas, Efraín Guzmán, Raúl Reyes, Iván Ríos, Jorge Briceño, Mariana Páez y a todos nuestros héroes farianos.
Compatriotas, la paz es un derecho que tenemos que hacer realidad en esta patria inundada de vejámenes. La barbarie no puede seguir siendo parte de nuestro destino durante otros 47 años más, y menos ahora que con la movilización podemos imponernos un futuro cierto y civilizado, ahora que el terror y el miedo acrecentado por el modelo de Estado mafioso que implantó Uribe Vélez se devela de la corrupción que ocultó la exaltada “seguridad democrática” donde la parapolítica, la Yidis-política, los “falsos positivos”, los encarcelamientos masivos, las fosas comunes en todo el país, el robo de recursos destinados al campo mediante el programa “Agro-ingreso seguro” para enriquecimiento de los aliados clientelares del régimen, las zonas francas para beneficio del bolsillo familiar del ex presidente, los seguimientos ilegales del DAS, la extradición de sus aliados narco-paramilitares para asegurarse impunidad, las mansiones dentro de guarniciones militares para albergar a oficiales de las fuerzas armadas condenados por crímenes de guerra y de Estado no amedranta ya a nuestro pueblo, como este lo ha expresado ya en sus reiteradas manifestaciones. Movilizaciones que vienen creciendo desde el año pasado, y crecerán, como el clamor de justicia social que reclama la nación, contra el continuismos del Uribismo que representa la “Unidad Nacional”  del presidente Juan Manuel Santos, su neoliberalismo que propende un modelo de enclave garantista para las multinacionales minero-energéticas que profundizará la crisis humanitaria que afecta al país y la medioambiental que azota inclemente a la nación en cada cambio de estación, de recorte y represión a las libertades  públicas, de profundización del conflicto social y armado justificado en una concepción de seguridad nacional impuesta desde Washington y que fundamenta todas las modalidades de crímenes de Estado que se aplican en Colombia, de impunidad a la corrupción que campea en todos los estamentos del Estado como los carteles de la salud que estableció la ley 100. Pero será la movilización y la unidad de todos, de todas las organizaciones y expresiones de lucha como será posible alcanzar la reconciliación y la reconstrucción de la nación, y nuestros esfuerzos, y los de todas y todos los combatientes farianos, se ponen a disposición de esta patriótica empresa.
A estos 47 años de barbarie oligárquica, tenemos que imponer la salida civilizada al conflicto con el incontenible poder de la movilización. Invitamos a todas las colombianas y colombianos, y a sus organizaciones para que visibilicemos todas las esperanzas de paz con justicia social que palpitan en el corazón de la patria, con actividades culturales, exposiciones de arte, de música, danza y poesía; en encuentros deportivos, caminatas ecológicas, encuentros literarios, grupos de estudio, foros, conversatorios, encuentros, talleres, movilizaciones y marchas, para que la antorcha de la paz se encienda desde ya, e ilumine las añosas esperanzas que nos han querido cercenar. Y saludamos a todas nuestras hermanas y hermanos de Latinoamérica que han venido acompañando al pueblo colombiano en este empeño.
Convocamos a todo el pueblo a la acción y a la movilización, para enrumbar a la nación por el camino de la solución política y dialogada, imponiendo reglas fiscales cuyo propósito consista en beneficiar a los más desprotegidos, con gravámenes más altos para los que mayores ganancias adquieran. A establecer una política de salud pública que haga énfasis en la colombiana y el colombiano común, y no en los bolsillos de los pulpos financieros y de los carteles mafiosos que de ella se benefician como lo evidencia el atraco de Saludcop producto de un modelo diseñado exclusivamente para beneficio económico de los empresarios. Por una política educativa que redima y eleve los niveles de investigación científica de la nación y no la chequera de los monopolios privados de la enseñanza. A establecer una ley de víctimas, restitución de tierras, en beneficio de los sin tierra, de los despojados y de las víctimas, para que la impunidad y repetición de los crímenes de Estado no siga siendo la regla, y que avance hacia una profunda y verdadera reforma agraria y no la pretendida política del presidente Santos de entregar baldíos a los sin tierra y las tierras fértiles a los empresarios agroindustriales y terratenientes. A que se protejan los recursos naturales de la explotación de las multinacionales que desplaza a la minería artesanal y a la pequeña minería y deteriora el medio ambiente. A derrotar el continuismo de la llamada “seguridad democrática”, ahora denominada “unidad nacional” y que persiste en la militarización de la nación y en la criminalización de la protesta social, de sus organizaciones y dirigentes. A imponer una reforma al infame régimen de pensiones y a las lesivas normas laborales que exprimen al trabajador y holgan a los patronos.
En estos 47 años de batallas por la paz de Colombia desde la resistencia armada, nos ratificamos en el empeño de la reconstrucción y reconciliación de la Colombia bolivariana, la patria grande y el socialismo, iluminados por el pensamiento unitario del libertador Simón Bolívar. Porque la unidad y la paz si son posible.

Compatriotas.
Estado Mayor Central de las FARC-EP.
Mayo 27 de 2011

miércoles, 25 de mayo de 2011

¡Y nos despidieron!, por Aarón Corredor

Izarra despide periodistas que no silenciaron caso de Joaquín Becerra
 
 
Ayer (24.05.2011), 4 compañeros (Freddy Muñoz, Ernesto J Navarro, Marcos Salgado, Hernán Cano) y quien escribe, fuimos noticiados por la presidenta de La Radio del Sur, Desireé Santos Amaral que por razones de reorganización y relanzamiento del medio prescindían de nuestros servicios. ¿Cuál es nuestro servicio? Ser periodistas. Solo me pregunté ¿Qué hicimos mal?, ¿abandonamos un código de ética?, ¿utilizamos un medio del estado para atentar contra él? ¿Hicimos del medio un partido político?, ¿vendimos nuestra independencia?, ¿falseamos alguna información? No. ¿Por qué no? Leo el código de ética del periodista colombiano Javier Dario Restrepo para preguntarme otra vez, ¿qué hicimos mal?
“El periodista ha de ser una buena persona” es decir, la profesionalidad del periodista se construye sobre un ser humano y si ese ser humano es de mala calidad no se puede ser buen periodista.
“El buen periodista ha de estar orgulloso de su profesión” y lo que me merezco como periodista es precisamente aquello que resulta de la actividad que ejerzo y de la eficacia con que esa actividad resulta para los demás.
“El buen periodista tiene un sentido de misión en su ejercicio profesional” lo que convierte esta en una profesión muy distinta de la de los burócratas, no hay horario, pero no solamente eso, requiere una entrega total.
“El buen periodista es un apasionado por la verdad” el orgullo del periodista es un orgullo mal fundado si cree que el es dueño de la verdad, uno no es dueño de ninguna verdad, nuestras verdades siempre son susceptibles de ser corregidas, son verdades que la sociedad necesita y quien le va a decir lo que está pasando es el periodista.
“El buen periodista es autocrítico” un primer extremo el del periodista sabiondo ese que mantiene la arrogancia de que yo si me las se todas, por tanto a ese sabiondo le cuesta mucho trabajo aceptar que la crónica que apareció hoy es una crónica que tiene que ser rectificada.
El buen periodista elabora conocimiento y lo comparte” primero usted tiene que preguntarse cuáles son los antecedentes de esa noticia, porque conocer antecedentes significa conocer más la noticia, segundo usted tiene que conocer el contexto en que se produjo esa noticia.
“El buen periodista hace periodismo con un objetivo” ser periodista es tener la oportunidad de cambiar algo todos los días, ¿Cuál es el cambio que yo quiero introducir en la sociedad?
“El buen periodista tiene sentido del otro” porque todo lo que nos lleva a desconocer o destruir al otro nos deshumaniza.
“El buen periodista es independiente” que es lo que está en la base de la credibilidad, la gente le cree al medio de comunicación que ve independiente, en cambio deja de creerle a todos los arrodillados e interesados, lo peor que le puede pasar a un periódico es que lo rotulen.
“El buen periodista mantiene intacta su capacidad de asombro” porque mantener intacta la capacidad de asombro significa que a usted como periodista no se le han acabado las preguntas, el día en que a uno se le acaban las preguntas se agota como periodista.
Al final del documento puedo afirmar ¡No somos pecadores, somos periodistas!
Lo que si debe preguntarse el ente que rige la política comunicacional del gobierno y sus autoridades es sí con el 5% de audiencia de los medios del estado, que citó el periodista Eleazar Diaz Rangel en su columna dominical del 08-05-2011http://www.aporrea.org/medios/a122952.html vamos a cambiar algo.

jueves, 19 de mayo de 2011

¡ULTIMA HORA!¡ULTIMA HORA!¡ULTIMA HORA! Corte Suprema de Justicia de Colombia descalifica los archivos del bombardeado computador como pruebas legales, por Dick Emanuelsson


TEGUCIGALPA / 2011-05-18 / En una decisión, que debe causar insomnio por semanas a generales, fiscales y el dúo Uribe&Santos, la Corte Suprema de Justicia de Colombia, desclasifica los “supuestos” archivos del computador del asesinado jefe guerrillero Raúl Reyes. Como consecuencia de la decisión de la Corte caen todos los procesos judiciales que se ha iniciado o estar por iniciarse con los archivos como fundamento.

El líder guerrillero fue muerto cuando su campamento fue bombardeado el 1 de marzo de 2008 1,7 kilómetros adentro del territorio ecuatoriano. La aviación colombiana envió varios misiles de 500 kilos al campamento, seguidos por una flota de helicópteros Black&Hawks que lanzaron rockets y ráfagas de ametralladoras a los guerrilleros. El último paso fue la directa invasión de las tropas terrestres, contingentes de las Fuerzas Especiales, que dieron tiros de gracias, tanto a varios guerrilleros que estaban gravemente heridos, como cuatro estudiantes mexicanos.

El hecho que los laptop´s habían “sobrevivido” a semejante bombardeo, que cobró la vida de 25 guerrilleros, ha sido muy cuestionado por los expertos en el tema.

Pero el motivo lógico de la decisión de la Corte es que los tres laptops y unas memorias USB´s quedaban en el poder de los Comandos Especiales del ejército durante los tres días consiguientes y no en las manos de la policía Judicial.

La misma Interpol constataba en su investigación sobre las computadoras, que más de 48.000 archivos habían sido removidos, movidos, cambiados, borrados o que varios archivos tenían fecha y años de 2014 u otros años. Esto confirma que los militares colombianos no solamente habían copiado los supuestos discos duros, sino también los habían manipulado de la manera más descarada.

El ex presidente Álvaro Uribe y su entonces ministro de defensa, Juan Manul Santos, hoy presidente, entregaron copias de los discos al el Centro Británico de Estudios Estratégicos (ISIS). Este instituto, conocido por tener en su dirección ex agentes de la CIA u otros personajes conocidos por su simpatía de derecha, comenzó el 10 de mayo una literal comercialización de los supuestos archivos del laptop de Raúl Reyes, acusando tanto al presidente Hugo Chavez como el presidente de Ecuador, Rafael Correa, por tener nexos directos con la guerrilla de las FARC.

Es también importante subrayar, que los supuestos archivos del computador de Raúl Reyes, no son correos electrónicos sino archivos del software Office Word, lo cual un capitán del ejército declaraba hace dos años.

Y son esos archivos de Word que el juez ha aceptado como “pruebas” en el proceso judicial contra el periodista sueco Joaquín Pérez Becerra. Becerra, editor de la agencia de noticias, ANNCOL, fue deportado de Venezuela, donde llegó el 22 de abril procedente de Suecia, a Colombia el 25 de abril.

Si tiene efecto la decisión de la Corte Suprema de Justicia, el periodista sueco podrá volar pronto a Suecia para reencontrarse con su familia y amigos.

Las Fuerzas Militares colombianas tiene una unidad especial llamado “Departamento E-5”. Ahí trabajan unos de los mejores periodistas colombianos, reclutados para promover el trabajo propagandístico de uno de los actores de la guerra.

Esa parte psicologica de la guerra ha sido reforzado considerablemente durante la última década. Los militares poseen emisoras radiales y canales de televisión en todo el territorio nacional y que tienen una potencia comparados con las grandes estaciones nacionales como Caracol y RCN.

Es un secreto público entre los periodistas en Colombia, que justamente el “Departamento E-5” ha sido delegado de crear, modificar y manipular archivos para ser usados como “pruebas” contra opositores en Colombia y en el exterior. Y el laptop de Raúl Reyes era un verdadero “tesoro” para esos Voceros de la guerra en Colombia.


lunes, 16 de mayo de 2011

Referéndum en Ecuador, valoraciones y nueva situación. Boltxe entrevista a Dax Toscano

DAX Toscano

 

 

 

may 16th, 2011 | By Boltxe kolektiboa | Category: Albiste garrantzitsuenak

Ya ha pasado varios días desde que el pasado día 7, se celebrase el referéndum programado por el presidente Correa, para que el hermano pueblo ecuatoriano aprobase o no, las reformas propuestas por el gobierno.
Desde Boltxe Kolektiboa y desde Euskal Herria, hemos seguido con interés el resultado del mismo, que finalmente ha sido el de aprobar las citadas reformas y máxime dado que hemos estado allí recientemente y se han dado unos vínculos de amistad con muchos ciudadan@s ecuatorian@s que esperamos sean duraderos y fraternales.
Planteamos varias cuestiones

1- ¿Qué lectura harías del resultado final del referéndum?
R- El resultado final no podría entenderse sin un análisis previo de algunos elementos fundamentales para comprender los mismos. Quiero simplemente dejar señalados algunos:
  • El discurso de las industrias mediáticas, que una vez más manifiestan su odio a todo proceso de cambio y transformación que afecte a sus intereses ideológicos y económicos. La hipocresía de los medios y quienes trabajan en ellos es manifiesta. Hablan de libertad, de respeto cuando son ellos quienes por un lado esconden que la libertad que defienden es la del mercado, la “libertad” de que unos tengan en su poder la riqueza de los ecuatorianos y que la mayoría, que trabaja y produce, no la tenga. Mientras que por otro lado son ellos los que irrespetan a la población con mensajes que tienden a manipular, engañar a la población, además que la irrespetan con el tipo de periodismo que hacen al servicio de los detentadores del poder, así como con los productos que presentan a la colectividad. Los medios y los periodistas ecuatorianos en su gran mayoría han demostrado que mienten, que tergiversan la realidad  para servir a sus amos.
  • Por otro lado hay que señalar el papel de la Iglesia corrupta ecuatoriana que actuó directamente en este proceso como sujeto político, infundiendo en la gente miedo para que vote por el No en la consulta popular. Precisamente en esos días medios e Iglesia, aliados naturales, nos presentaban en su programación la beatificación de “Juan Pablo II”, el Papa anticomunista, enemigo de las luchas de los pueblos, personaje al que se lo hacía ver como un luchador por la libertad y los derechos humanos, ocultando su papel reaccionario.
  • De igual manera es importante que se tome en cuenta el papel de la derecha económica-política de este país, que ahora pretende aparecer como defensora de los derechos del pueblo, cuando ha sido la que los ha conculcado. Personajes nefastos como Osvaldo Hurtado Larrea que benefició al sector privado, perjudicando al Estado ecuatoriano cuando fue gobernante, Lucio Gutiérrez personaje al servicio de la CIA, en cuyo gobierno se dio el tráfico de visas a favor de ciudadanos chinos, lo que le representó un beneficio económico, admirador de Pinochet y el régimen de Taiwan, Carlos Vera, personaje que cuando ejerció su actividad periodística (aunque no es periodística profesional) expresaba su prepotencia y autoritarismo con sus entrevistados, que ha manifestado su odio a los regímenes progresistas en América Latina y que señaló que desearía ser dictador del Ecuador en entrevista con Jorge Lanata, César Montufar, que creo Participación Ciudadana, intelectual de la derecha que recibió dineros de la USAID para desarrollar dicha agrupación, hoy quieren confundir al pueblo presentándose como sus defensores.
  • Asimismo el papel de la llamada izquierda ecuatoriana que sin propuestas y sin un análisis concreto de la realidad concreta, de lo propuesto en las preguntas de la consulta, muchas veces con resentimiento porque han perdido muchos de sus privilegios, no ha hecho sino repetir el discurso de los sectores de la derecha de este país, plegándose ciegamente al voto por el NO. Por qué por ejemplo los sectores denominados de izquierda o sus personajes, muchos de los cuales no son de izquierda como la señora Lourdes Tibán o Gustavo Larrea, no hicieron un análisis pormenorizado de cada pregunta en muchas de las cuales se pudo aprovechar el momento para hacer un trabajo de concienciación política que afecte a los sectores de la derecha política como la pregunta relacionada con los casinos, la del enriquecimiento ilícito o la de la afiliación al seguro social.
  • Finalmente un gobierno de corte populista, reformista en algunos aspectos, que utiliza un sinnúmero de recursos propagandísticos para afianzarse en su mandato, en el cual hay serios casos de corrupción, gobierno que tiene una política contradictoria a nivel internacional y que no puede ser definido en este momento como de izquierda, sino como socialreformista, cuyo mandatario tiene posturas autoritarias y prepotentes, régimen que no ha afectado un solo interés de la oligarquía ecuatoriana,  planteó una consulta que si bien no resuelve los problemas fundamentales de este país, tiene elementos que pueden ser necesarios en un momento para afectar intereses económicos e ideológicos de la derecha ecuatoriana.
  • El pueblo ecuatoriano ha dado de esta manera su respuesta en las urnas, lo cual también implica que hay un grado cada vez mayor de madurez política expresada en los resultados que no son una respuesta favorable al gobierno, pero que tampoco significa que han dado un visto bueno a la derecha o la extrema izquierda. Esto debe ser analizado con más cautela. Lo que está claro es que el pueblo quiere cambios sustanciales en su beneficio y eso implica que los intereses de los poderosos deben ser afectados.
2- El “SI” parece haber ganado pero con menos distancia de que se preveía….
R-  Lo primero que hay que preguntar es cómo se han manejado los resultados, incluso antes de la propia consulta.
Primero los sectores opuestos al Si, manejaron un doble discurso, jugando a ganar por dos bandas. La una apostando por la derrota del Si en las urnas a través de una campaña plagada de mentiras, tergiversaciones y manipulaciones. Esto se dio por parte de los medios y los sectores de la derecha principalmente, aunque sectores de la llamada izquierda no estuvieron exentos de esta responsabilidad. El periódico El Comercio, que pertenece a la SIP (ya sabemos para quien trabaja esta organización), organizó una gran marcha por la libertad de expresión y la libertad en general. El ex presidente Oswaldo Hurtado de la Democracia Cristiana, hablaba de que se va a controlar hasta de dónde saca la gente la plata para vestirse de tal o cual manera. Por otro lado, sintiéndose perdedores en la consulta, hablaron de que el gobierno llevaría adelante un fraude electoral, tesis que sostuvo fundamentalmente el señor Carlos Vera.
Qué sucedió entonces con los resultados.
La primera lección es que las encuestas no reflejan necesariamente el sentir de la gente y que la limitación de los “análisis” sociales que no utilizan un método adecuado que permita comprender los factores objetivos y la subjetividad humana, conllevan tarde o temprano al fracaso del estudio de la misma realidad.
Triunfalismo del gobierno, que se cree omnipotente y que piensa que el pueblo con simples campañas propagandísticas va a aceptar su discurso.
Medios, que pese a la brutal campaña de alienación, no se dan cuenta que el pueblo ecuatoriano quiere un rumbo distinto al que le impusieron los gobiernos neoliberales.
Entonces, eso se refleja en la votación.
Inicialmente los medios se hicieron eco del exit poll, en forma irresponsable, puesto que la urgencia de los datos, no les permitió hacer una diferenciación de que una cosa eran esos datos y otra los reales que los tenía que dar el Consejo Nacional Electoral, error en el que cayeron también los partidarios del gobierno.
Luego que los datos iban ingresando, la cosa parecía pareja.
Acá debe señalarse que el sistema de votación y posterior conteo está obsoleto en el país. Las irregularidades fueron manifiestas en algunos lugares.
Los representantes de la derecha, los medios y algunos sectores de la “izquierda” estaban contentos y sus ánimos entonces se caldearon cuando en las preguntas 4 y 9 el Si perdió ventaja.
Entonces empieza la mañosería mediática de que ha existido fraude, de que el gobierno debe meditar y hacer caso a la ciudadanía (lo que no decían era que lo que quieren es que haga caso a la derecha), etc.
Lecturas interesadas obviamente.
Lo que queda claro al final es que el Si se impuso con amplitud en la totalidad de preguntas, lo cual deja en evidencia que es necesario hacer un trabajo político desde la izquierda distinto al que vienen haciendo, que permita llegar a la gente con otro discurso que posibilite el análisis de la realidad concreta y que comprenda las necesidades del pueblo, dejando las posturas de confrontación con una persona o con un régimen solamente, para pasar a atacar a quienes son responsables de la violencia social en el país que es la derecha, con la cual incluso se están dando la mano sectores de la izquierda.
3- ¿Qué sectores sociales han apostado por el SI a tu juicio y por el NO?
R- Por el Si el gobierno en forma abierta y directa y por el No los sectores de la derecha política y económica, así como algunos sectores de la “izquierda”, que muchas veces se dan la mano con la derecha.
Pero más allá de eso es la respuesta del pueblo.
Desde mi perspectiva, debo insistir, este pueblo no come cuentos y si bien puede sentirse hoy Correa triunfalista o la derecha que cree que los votos por el No son su votación, el pueblo tiene necesidad de construir algo distinto a lo que estamos viviendo.
Quien sepa canalizar adecuadamente esto, obtendrá más adelante el beneficio del voto de la población y, lamentablemente, la derecha que no se duerme en los laureles, podría aprovechar en forma efectiva esta situación.
Lo cierto es que el pueblo quiere cambios sustanciales y no solo reformas, muchas de las cuales no son necesariamente fundamentales.
Ojo con lo que estoy manifestando: el pueblo quiere cambios profundos.
4- Con estos resultados en la mano….¿Como  piensas que va a actuar ahora el gobierno de Correa? ¿Qué cambios se prevén?
R-  Un gobierno socialreformista, con visos de autoritarismo, donde existe corrupción, plagado de personajes mediocres, vinculados a la socialdemocracia, con tecnócratas de todo tipo que ven las cosas sólo bajo esa óptica, considero que no va a profundizar ningún cambio radical en el país.
No tienen esa decisión.
Pequeñas reformas que generan alguna conflictividad con los sectores de la derecha, pero nada más que eso.
El rumbo no es el socialismo como maniqueamente se viene escuchando, aunque cada vez menos, en los discursos del gobierno.
Este es un gobierno populista, con visos en algunas cosas progresista, pero más allá de eso no va a suceder nada. Lo que veo es que la campaña propagandística va a aumentar. De igual manera las políticas asistenciales, lo cual no es malo, se profundizarán. Se asemeja mucho este proceso al de Brasil con Lula.
Es un gobierno light, incoherente muchas veces que ha beneficiado a transnacionales, a los grupos represivos con sueldos elevados, mientras por otro lado ha afectado derechos de los pueblos indígenas, no ha hecho nada en beneficio de los educadores universitarios, pretendiendo imponer modelos de educación foránea, así como ha pretendido, lográndolo en muchos casos, que la Iglesia tome el control de la educación en diversos sectores,  en un Estado que se dice laico.
5- La política internacional de Ecuador, aunque no será afectada directamente por este referéndum, ¿Cómo preveas que va a caminar? Lo decimos porque la zona es un volcán y conocido es los últimos acontecimientos en Venezuela con la entrega a Colombia de un conocido miembro de la contra información..en definitiva defina el rol de Ecuador en la zona
R- El gobierno de Correa ha tenido una política ambigua a nivel internacional. No hay que desconocer que bajo este gobierno han habido avances significativos en cuanto a la política internacional se refiere. Por eso es el disgusto del gobierno gringo.
Recordemos que bajo este gobierno se sacó a la base estadounidense de Manta.
Sin embargo, el Ecuador ha reforzado su frontera norte, haciéndole el juego al gobierno narcoparamilitar colombiano, al convertirse en la práctica en yunque contra la insurgencia de ese hermano país. De igual manera las declaraciones de funcionarios de gobierno y del propio Correa contra los “métodos de lucha” utilizados por las FARC-EP, no hacen sino reforzar y reproducir el discurso de la derecha.
Pero por otro lado, ha sido digna la posición del Ecuador respecto a la lucha de los pueblos de Cuba y Venezuela.
Asimismo, no se ha dejado mangonear por la administración gringa o su embajada, lo cual era característico de los anteriores gobiernos que incluso iban a suplicar se les reciba en la Casa Blanca.
No debemos perder de vista la solidaridad del gobierno con el pueblo hondureño y su presidente Manuel Zelaya cuando en ese país se produjo un golpe de Estado de carácter fascista.
De todas maneras, la política internacional del gobierno ecuatoriano está supeditada a los vaivenes de la política en la región y, ante la lamentable subordinación del gobierno  de Chávez a la política de Santos, el gobierno ecuatoriano actuará en consonancia.
No son gobiernos internacionalistas, que están en defensa de la lucha revolucionaria de los pueblos y sus organizaciones. Son gobiernos más o menos progresistas, que en esta lucha han demostrado tener vínculos entre sus regímenes y mandatarios, mas no con los pueblos y sus luchas como lo evidenció Chávez con la entrega del compañero y amigo Joaquín Pérez Becerra.
Ojalá entiendan que solo se podrán hacer fuertes con el respaldo del pueblo, de las masas, siempre que ellas vean que se van profundizando los procesos de cambio.
6- ¿Qué valoración han hecho los países que forman parte del ALBA de los resultados del  referéndum? Y es que en Euskal Herria, pensamos que el ALBA es un tema estratégico..
R-  No conozco la valoración que a nivel de gobiernos se haya hecho. Ha habido felicitaciones puntuales hacia Correa como era de esperarse, así como el griterío de la SIP y los agentes del imperialismo como el escritor de la CIA, Carlos Alberto Montaner o los ataques de El Nuevo Herald de Miami contra el gobierno de Correa. No es gratuito que justamente en estos días hayan revivido los supuestos materiales que supuestamente contenían los discos duros de las “super” computadoras del comandante Raúl Reyes.
Pero más allá de ello, lo importante es la valoración que hagan los pueblos, sus colectivos sociales y sus organizaciones políticas de sus luchas y de sus situaciones concretas para avanzar por la construcción de una sociedad más justa y más humana.
7- En definitiva camarada, con los resultados en la mano..¿Que futuro vislumbráis para que el pueblo ecuatoriano pueda construir una sociedad mas justa, una sociedad socialista?
R-  Hay que trabajar profundamente en lo político-ideológico, concienciando a la gente sobre la necesidad de construir una sociedad más justa y más humana.
La juventud bajo los márgenes de la sociedad capitalista no tiene ninguna opción positiva.
Es la sociedad basada en el individualismo, en el egoísmo, en el consumismo, en la droga y en el embrutecimiento. Toda una semana pasaron por los medios la boda del príncipe Guillermo y de Kate, como si se tratara de dos grandes personajes, cuando no son más que un par de imbéciles a quienes, como dice Vicente Romano en su libro La Formación de la mentalidad sumisa, no deberíamos sino escupirles en la cara. Ese es el modelo de seres humanos que nos proponen, al estilo de los cuentos de hadas de Hollywood.
Mientras, vemos al criminal de Obama justificando el asesinato de un enemigo. ¿Y si fuera al contrario? Ya levantarían el grito al cielo. ¡Hipócritas!
El trabajo es duro. Y mucho más cuando la izquierda se deja llevar por lo pasional y no hace análisis concretos de realidades concretas como enseña el marxismo.
8- ¿Qué valoración puedes hacer de los acontecimientos que se están dando en Euskal Herria en nuestra pelea por la soberanía y el socialismo?
R- La brutalidad del Estado español, fundamentalmente, demuestra quienes realmente cierran la puerta para una solución política al conflicto. Hablan de democracia, mientras cierran las puertas a organizaciones constituidas con el accionar de una gran mayoría que quiere construir un mundo distinto al que les han impuesto. Hace ya varias semanas leía el Manual del Torturador español, donde se puede apreciar como funcionan estas democracias occidentales: justificando la aplicación de la tortura o en términos “busheanos” técnicas duras de interrogación para someter a los enemigos, asesinando personas inocentes, etc.
La lucha de ustedes es histórica y siempre, dialécticamente, han sabido responder positivamente a cada circunstancia que se les ha presentado.
Estoy seguro que más temprano que tarde vencerán. Ustedes cuentan con nuestro apoyo decidido.
9- Ya para finalizar te ofrecemos el espacio de Boltxe para que puedas lanzar el mensaje que creas oportuno a nuestr@s lector@s y amigos de Euskal Herria y de otros lugares que nos leen
El comandante Jorge Briceño, asesinado por el estado fascistoide colombiano, con el apoyo de los criminales de EEUU e Israel decía: ¡Nacimos para vencer, no para ser vencidos!
Y el Che dijo: Porque esta gran humanidad ha dicho basta y ha echado a andar. Y su marcha, de gigantes, ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia, por la que ya han muerto más de una vez inútilmente.
Venceremos.

Pues solo nos queda agradecerte el tiempo que nos has dedicado y desearte suerte y a través de ti al hermano pueblo de Ecuador en esa lucha de nuestros pueblos de América por la emancipación y el socialismo. Ecuador y Euskal Herria somos, sin duda pueblos hermanos

¡Viva Palestina Libre! ¡Derrotemos al sionismo criminal!

viernes, 13 de mayo de 2011

domingo, 8 de mayo de 2011

Comunicado de la CRB: Solidaridad contra el atropello sufrido por el Director de la Agencia de Noticias Nueva Colombia (ANNCOL)


La CADENA RADIAL BOLIVARIANA, VOZ DE LA RESISTENCIA deplora la detención arbitraria de Joaquín Pérez Becerra, Director de la Agencia de Noticias Nueva Colombia, ANNCOL, en el aeropuerto internacional de Maiquetía (Caracas, República Bolivariana de Venezuela).

No valieron las protestas y justas voces levantadas desde los sectores democráticos y revolucionarios del continente, clamando la liberación inmediata del comunicador social, para impedir su entrega ilegal a la jauría fascista que representa el gobierno criminal de Juan Manuel Santos en Colombia. Este gobernante es el mismo personaje que como ministro de defensa, durante el período presidencial del destripador Álvaro Uribe Vélez, encabezó la fase de ejecuciones extrajudiciales, asesinatos imperdonables, perpetrados por las fuerzas armadas del régimen, eufemísticamente denominados “falsos positivos” y que cobraron la vida de por lo menos 1200 personas inocentes e inermes a las que hacían pasar por guerrilleros dados de baja en combate.

El comunicador, quien fuera totalmente aislado desde el momento de su captura, aunque entró al vecino país de manera legal identificándose como ciudadano sueco, nacionalidad que adquirió como perseguido y refugiado político desde hace algo más de una década, y con la cual se movía por Europa sin ninguna restricción, sin observar consideraciones éticas ni jurídicas fue entregado por las autoridades venezolanas de manera insólita y expedita al gobierno colombiano, violándosele todas las garantías procesales, tal como lo denunció el abogado de Joaquín Pérez Becerra, y organizaciones políticas como el Partido Comunista de Venezuela y el Movimiento Continental Bolivariano.

No es la primera vez que un fenómeno penoso como este ocurre en territorio venezolano durante el gobierno del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías. En épocas recientes han sido entregados, sin formula de juicio alguna, personas a las que se les acusa de ser guerrilleros o militantes de organizaciones rebeldes como las FARC, el ELN ó ETA, colocándoselas con el uso del rasero del imperialismo, en condición de terroristas, con lo que las autoridades del país hermano hacen el juego a la persecución, tipo Plan Cóndor, a la manera de las viejas dictaduras militares del Cono Sur, que los regentes del capitalismo han desencadenado contra los luchadores populares.

Es esta, una afrenta contra el movimiento popular que al tiempo que devalúa la genuina condición bolivariana y revolucionaria del gobierno venezolano, alimenta las nefandas pasiones de un régimen que como el colombiano ha desbocado su ira en función de destruir y silenciar a quienes, incluso desde la pluma y los micrófonos, hacen esfuerzos pacíficos para que el mundo conozca la opinión de la otra parte contendiente en la lucha por el poder político en Colombia y sobre todo se entere de la profunda crisis humanitaria en que el Estado colombiano mantiene a la población más humilde de nuestro país desangrado por la guerra de exterminio que sus gobernantes le han declarado para beneficiar a las trasnacionales del dólar.

Nosotros que respetamos y consideramos altamente los esfuerzos del gobierno venezolano por dignificar a los pueblos del continente, expresamos en estas circunstancias marcadas por el absurdo que, más allá de las motivaciones que le empujen a anteponer sus intereses de Estado frente a los clamores de la nación granadina comunera, herida y sangrante bajo el látigo de sus opresores, confiamos totalmente en que el Bravo Pueblo hermano, hijo de nuestro mismo padre e historia, sostendrá su solidaridad incondicional con las FARC-EP y con la lucha del sufrido pueblo colombiano. Estamos convencidos, que bien saben los venezolanos con decoro, que nunca las concesiones contra-revolucionarias han servido ni servirán para aplacar los odios ni la voracidad de imperios como el de Estados Unidos en su afán por apropiarse de los recursos naturales del mundo. Quien así no lo crea, bien puede mirarse en el espejo de la triste realidad que padece el pueblo libio, hoy sometido a las infamias del imperio yanqui y de la Alianza Militar Atlántica.

Convocamos, la solidaridad de todos los revolucionarios del mundo y de las agencias de prensa independientes y democráticas, para manifestarse en favor del decoro antiimperialista, en contra de la opresión fascista que padece Colombia en manos de sus victimarios oligarcas. Ninguna persona que tenga amor por la dignidad humana puede convertirse en apoyo de las ignominias del régimen de Juan Manuel Santos.

jueves, 5 de mayo de 2011

Martín Caballero, semblanza de su vida por Solis Almeida

http://www.resistencia-colombia.org/pdf/folleto_caballero.pdf

DESPEJANDO INTERROGANTES, Marco León Calarcá, integrante del EM del Bloque Martín Caballero de las FARC-EP

Jueves, 05 de Mayo de 2011 09:39

Porque Chávez aplica la misma “neutralidad” aplicada a Bolívar por los yanquis. La historia se repite, alianza, abrazos y complicidad entre y con los poderosos. Y condena, cárcel y persecución para aquellos que con dignidad y de acuerdo a sus posibilidades luchan  por sus derechos, por su vida misma.

Porque así funcionan los llamados “intereses de Estado”, son totalmente contrarios a los intereses de los pueblos. Seguramente el pueblo venezolano no comparte el servilismo y entrega del gobierno de Chávez al principal peón del imperio estadounidense en la región. ¡Vaya forma de antiimperialismo!

¿Por qué no se atienden, ni siquiera, las necesidades mínimas de los más de tres millones de damnificados por la “ola invernal”?

Porque no hay ningún interés en solucionar los problemas de las mayorías por parte del gobierno en sus diferentes instancias, no importan las declaraciones y discursos. Hoy, como siempre, solo les preocupan sus bolsillos y chequeras. 
Porque se conjugan en coctel antipopular y tramposo la corrupción, el desgreño burocrático, la politiquería y la impunidad, propias de la neoliberal  “prosperidad para todos”.

Porque el cáncer de la corrupción está en pleno apogeo, carcomiendo los auxilios aún sin recibirlos. Se presentan casos tan aberrantes, como la presentación de cuentas,  con sobreprecios de hasta el 80%, en los mercados entregados a los damnificados. De paso, ¿Creen las autoridades que con esos auxilios alimentarios puede subsistir una familia?

Porque los encargados de gerenciar el proyecto de reconstrucción y los fondos implicados: el de reconstrucción y adaptación climática y el de calamidades, al igual que los asesores que los rodean –la crema y nata empresarial- viven alejados de la realidad sufrida por Juan Pueblo. Además el desgreño burocrático impide el funcionamiento de los proyectos.  Se preocupan de las grandes obras, particularmente las viales, para garantizar la fluidez del comercio o mejor dicho de la expoliación de nuestros recursos.

Porque se privilegian los intereses politiqueros, ahora desaforados ante las elecciones regionales, y todos los aspirantes quieren respaldarse con la entrega de limosnas y presentarse como salvadores de sus propias víctimas.

Porque alcaldes y gobernadores  se esconden. En cambio aspirantes, a cualquier cosa, se presentan con promesas de solución; claro a cambio de votos. Los productos se pudren en las bodegas. Los controles no funcionan. Y la impunidad frente a todos estos delitos es absoluta. Todo se investiga, nada se castiga.


¿Por qué condecoraron a Tony Blair con la Cruz de Boyacá, a nombre de los colombianos?

Porque es amigo y cómplice de Juan Manuel Santos, el presidente de la prosperidad. Dicen que escribieron un libro, al menos aparecen como los autores, en el cual queda claro el propósito de su clase: impedir y descalificar toda lucha por sociedades justas, con igualdad y bienestar social.

Seguramente, también contó para la condecoración su estrecha amistad y compinchería con Bush, al cual apoyo en la perversa maniobra para justificar la invasión a Irak-

Ah y no fue el pueblo colombiano el responsable del homenaje, al contrario merece nuestro repudio. Son cosas de la camarilla en el gobierno.


Parte de la resistencia

La realidad de la resistencia por la construcción de La Nueva Colombia, La Patria Grande y El Socialismo, tiene sus particularidades  en cuanto a protagonistas, tiempo, lugar y claro, formas.

Los protagonistas:

El pueblo, la mayoría, del cual somos parte integral, como su ejército revolucionario.  Con un objetivo claro y definido: Una patria donde primen los intereses, sentires y quereres de todos y todas.

Compartimos con los compatriotas de Nuestra América la riqueza de la mezcla racial, que trae desde tiempos inmemoriales el gen libertario de indígenas, negros, mezclado con el elemento blanco, constituyendo un tipo racial cordial, humilde, alegre, hospitalario, trabajador, indómito y dispuesto a la lucha sin desmayo por sus derechos y para brindar un porvenir amable para su descendencia. Seguros del triunfo, pues el futuro es nuestro. Así somos hombres y mujeres, tranquilos pero no cobardes. Solidarios pero no pendejos.

Enfrentados a la oligarquía liberal-conservadora heredera de los usurpadores del poder al traicionar el triunfo del ejército libertador de Simón Bolívar, heredaron también su arrodillamiento al amo imperial del norte, los Estados Unidos. Caracterizada por su carácter sanguinario. Desde aquellos tiempos acostumbrados  a usar el asesinato como arma política, recordemos dos casos, Sucre y el propio Bolívar. Solo ven y sienten por sus bolsillos y chequeras, la ganancia como sea, es su único interés. El terror es su herramienta preferida.

En cuanto al tiempo, se toma como fecha inicial de la confrontación, el asesinato Jorge Eliecer Gaitán en 1948, sin embargo una de las causas de este magnicidio fue la lucha del dirigente popular contra la violencia oficial y por la paz.

Refiriéndonos al lugar, Sin olvidar la proyección internacional, en particular a Nuestra América. Sin caer en la trampa de las fronteras inventadas por la clase dominante para su beneficio. Considerando el impacto y reflejo en otras luchas populares. Estamos claros de nuestra tarea primera: la liberación nacional.

Y en ese proceso de dotarnos de mecanismos de organización surge el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia. Amplio pero clandestino. Para preservar la vida de quienes se comprometen en la lucha, ateniéndonos a dolorosas experiencias. Para viabilizar la participación de todos y todas, sin diferenciación racial, religiosa, de edad,  de sexo, de actividad laboral, incluso política; solo se excluye a los enemigos del pueblo. Para lograr la sociedad sin explotadores ni explotados que anhelamos.

Fueron más de 25 mil personas que, sin metáfora, formaron verdaderos ríos humanos por los lugares de acceso, a los que hay que agregar los miles de guerrilleros participando hombro a hombro en el majestuoso acto de lanzamiento del Movimiento Bolivariano. Clara muestra del vínculo indisoluble que nos une.

Por el carácter clandestino, producto de las condiciones de la confrontación, es su única manifestación pública, igual esto determinó la organización del acto en lo regional, no era esa toda la fuerza del naciente Movimiento Bolivariano, seguro en lo nacional un número mucho mayor quedó con deseos de hacer presencia.

El esplendoroso acto fue la concreción de enormes esfuerzos, imaginemos  solo los demandados por la movilización, alimentación, alojamiento y sanidad. Especial relieve le dio la participación de casi la totalidad del Estado Mayor Central de las FARC-EP, del Secretariado el único que no estuvo presente, por razones de salud, fue el Camarada Efraín Guzmán.

Estos 11 años de existencia, aportan suficiente evidencia de la formación, crecimiento y consolidación del Movimiento Bolivariano. Es clara su participación en las diferentes luchas populares, desde las reivindicativas locales hasta las políticas en el plano nacional. No hay marcha, mitin, tropel y cualquiera sea la expresión de inconformidad o confrontación, donde no esté presente. Y no solo en lo que se ve, más importante aún es el trabajo silencioso de organización de la resistencia. Forman, educan, construyen, proponen.

La valentía de compañeros y compañeras del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia es indiscutible. Se mueven entre el enemigo. Enfrentan, armados de su conciencia, moral y convicciones el terror del Estado. Se hacen notar e influyen como Movimiento actuando en la más absoluta clandestinidad. Burlan los organismos de represión –policía, militares y paramilitares- y las políticas del sapeo, la delación y compra de conciencias.

El Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia es parte fundamental del engranaje necesario para organizar la revolución. Por tanto, solo nos queda cumplir con nuestro compromiso, aportar lo que sea necesario para que continúe su desarrollo.

Este aniversario es momento oportuno y preciso para rendir homenaje sincero a quienes han entregado su vida en esta brega por nuestros ideales.  Para expresar nuestro sentimiento de solidaridad a presos y presas, quienes soportan los vejámenes del inhumano sistema carcelario.

Con todo el Movimiento Fariano: Guerrilla, Milicia Bolivariana, Partido Comunista Clandestino Colombiano y Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, decimos:

Por La Nueva Colombia, La Patria Grande y El Socialismo… Adelante