domingo, 28 de abril de 2013

Colombia no llora Mauricio Rubio, lucha con la mujer guerrillera: Por Alexandra Villacís

La construcción de la paz con justicia social en Colombia tiene serios enemigos. A la mafiosa oligarquía liderada por Álvaro Uribe y sus secuaces como “Facho” Santos o Fernando Londoño, a los politiqueros mediocres y frustrados como el alacrán de Andrés Pastrana, a los militaristas como Juan Carlos Pinzón, hay que añadir la jauría de mercenarios y sicarios de tinta que garrapatean en los periódicos y abogan por la solución militar del conflicto que vive Colombia.

Mentira tras mentira contra la insurgencia colombiana publican casi todos los diarios con el objetivo de generar una matriz de opinión desfavorable a las FARC-EP entre la población. 

Nada nuevo realmente. Es lo que ha hecho la prensa burguesa todo un siempre, como instrumento de propaganda al servicio de la oligarquía santanderista que malgobierna. 

La lista de falsedades es innumerable y lo grave es que pretenden hacerlas pasar como trabajos serios de investigación periodística. Nada más falso. 

Recientemente El Espectador publicó el resumen de un trabajo de Mauricio Rubio, titulado: “No llores por Tanja, Colombia”, el mismo que fue elaborado por el autor para la Fundación Ideas para la Paz, creada en 1999 por un grupo de empresarios colombianos y que se financia con aportes de empresas del país y extranjeras, así como por donaciones de gobiernos extranjeros y agencias de cooperación internacional, tal como señala la página Web de esta fundación. 

¿Serán empresarios patriotas o de aquellos que defienden la “Seguridad Democrática” del uribismo y las políticas neoliberales? ¿Serán la USAID, la NED, la Fundación Heritage, la Fundación Rockefeller, todas ellas ligadas a la CIA, sus auspiciadoras? 

Lo cierto es que este trabajo de Mauricio Rubio evidencia una total falta de rigor científico, de ética periodística y de investigación profunda. 

El pobre de Rubio pretende denigrar la figura de Tanja, “la guerrillera holandesa” de las FARC-EP, a la vez que lanza su ponzoña contra la organización revolucionaria a la que acusa de maltratar a las mujeres que la integran. 

Las pruebas que presenta son salidas de su sucia imaginación misógina. En el trabajo no existe una sola entrevista realizada por el autor a combatiente guerrilla alguna de las FARC-EP, como si lo han hecho periodistas serios como el colombiano Jorge Enrique Botero o el sueco Dick Enmanuelson. 

Desde su cómodo sillón de gacetillero, Rubio escribe un libelo que sustenta con referencias de diversos libros y artículos, muchos de los cuales forman parte de ese cúmulo de mentiras y falsificaciones que la industria mediática publica para estigmatizar a las FARC-EP. Por otro lado, el autor del mamotreto se apoya en supuestos “testimonios” de “desmovilizadas”, de “exguerrilleras”, manera cómoda de encubrir su falta de fuentes reales, operación que acostumbra a realizar el aparato de propaganda del Ejército colombiano. 

Rubio parece vivir en otro mundo. 

Dice con “sorpresa”, propia de un citadino que vive cómodamente, seguramente en una casa o apartamento bien amoblado, rodeado de comodidades: “Difícil entender cómo es que la pobreza empuja a los jóvenes a ingresar a una organización a la que normalmente no les pagarán nada” (2013: 9). 

Por supuesto que le es difícil comprender, puesto que no conoce la Colombia profunda, donde la gente toma sopa de periódico para engañar al estómago con la sensación de llenura mediante la ingestión de ese engrudo. Su lógica mercantil, además, le impide entender que las condiciones materiales de vida que lleva la gente pobre son la principal razón de la violencia en Colombia y que esas personas pobres que se enrolan en la guerrilla, encuentran en la insurgencia la manera de enfrentarse a esa cruda realidad, pero además descubren el espacio político para desalienarse y adquirir conciencia de las causas por las cuales treinta millones de colombianos viven en la miseria y de los cuales 12 millones son indigentes. 

No luchan porque les pagan un salario, señor Rubio, por supuesto. Luchan por conciencia, lo que realmente le falta a usted que es quien en verdad está adoctrinado por la ideología reaccionaria que representa y, además, recibe sueldo por ello.

Rubio cae lo más bajo cuando afirma que en la guerrilla las mujeres, fundamentalmente niñas y jóvenes, sirven para el disfrute sexual de los comandantes guerrilleros. Esa es la acusación más repugnante y maliciosa. No tiene sustento alguno. Pruebas no las tiene, solo, hay que insistir en esto, “testimonios” de “excombatientes” y “exguerrilleras” utilizadas por el Ejército colombiano para difundir sus mentiras.  

Mauricio Rubio no llega a comprender que la liberación social, implica la liberación sexual y que las dos dependen de la lucha contra una sociedad caracterizada por ser patriarcal, falocéntrica y sexista, como es la sociedad capitalista. 

En las FARC-EP cerca del 40% de combatientes son mujeres, las mismas que luchan conjuntamente con los hombres por una sociedad nueva para Colombia. 

Es la sociedad capitalista la que considera a la mujer como objeto sexual, la que ha prostituido a la mujer en todos los niveles. Rubio no dice una palabra de la prostitución de las mujeres en Colombia, de la trata de blancas, ni de las niñas sirvientas en las casas de la clase media o de la oligarquía colombiana, ni de las violaciones de niñas cometidas por el ejército colombiano y los paramilitares. Pero si se atreve hacer aseveraciones sobre el papel de las mujeres en la insurgencia. 

Algunos datos que forman parte de un trabajo todavía inédito de quien escribe este artículo, permiten comprender las falsedades de Rubio.

Uno de los temas en los que más énfasis pone falsimedia, es que en las FARC las mujeres están obligadas a abortar.

Lo primero que hay que señalar es que las y los combatientes farianos reciben, como parte de su formación, charlas sobre educación sexual, en las que se abordan temas relacionados con la concepción y los métodos anticonceptivos.

Las y los guerrilleros saben que el embarazo de una compañera es responsabilidad de la pareja, el mismo que se debe evitar por las circunstancias de la guerra. Lo segundo que se debe indicar es que el aborto no es obligatorio.

Pero bajo las condiciones del conflicto, es difícil que una guerrillera que esté embarazada pueda realizar las actividades que dentro de la insurgencia se realizan y que más adelante pueda, cuando nazca su hija o hijo, vivir con ella o él dentro de la guerrilla, por lo que tendrá que entregarlo a un familiar o pariente cercano para que lo cuide.

Esa es la realidad, no la pintada por la campaña de difamación del ejército colombiano a través de operaciones propagandísticas como la denominada “Vuelve a ser mujer”.

En las FARC-EP las mujeres realizan las mismas actividades que los hombres y viceversa. Las posturas machistas, propias de la sociedad patriarcal capitalista, no tienen cabida dentro de las filas revolucionarias.

En entrevista con Dick Emanuelsson, la guerrillera Susana Téllez, ante la pregunta si en las filas de las FARC-EP los comandantes explotan sexualmente a las mujeres, responde:

(…) “esa es una de las tantas mentiras que a diario viven lanzando sobre nosotros desde los medios de comunicación. Yo creo que van a buscar y ya no van a encontrar qué decir de nosotras, nos tratan de narcoterroristas, de lo peor. Que las mujeres son maltratadas sexualmente, que son sirvientas de los guerrilleros, que somos. . .  ¡Mentira! Aquí si uno quiso estar con un compañero, está, si no, no. Aquí cada uno se forja su destino y cada uno se crea una meta. Si uno quiere ser alguien, lo logra. Aquí nadie tiene un mérito sino es por uno, no por una cara o un cuerpo bonito, aquí uno tiene que forjarse”.

“Esas son artimañas que se buscan los medios de comunicación para ponernos por el suelo y para que otra gente que vea como una opción a las FARC, no ingrese al movimiento.”[1]

Sandra Ramírez, compañera del Comandante Manuel Marulanda, en entrevista con el periodista citado expresa:

“Desde que nosotros ingresamos a la guerrilla somos combatientes todos, tenemos igualdad en derechos y en deberes. Al tener esa igualdad de ser combatientes, tantos hombres como mujeres, compartimos todo. Si el hombre cocina la mujer también cocina, si el hombre paga guardia, la mujer también paga guardia, si la mujer es comandante, el hombre también es comandante, si la mujer es responsable tiene la responsabilidad de ser una jefe de comunicaciones, una jefe de sistema, los hombres también.

Toda la actividad diaria es compartida, colectiva, tanto hombres como mujeres participamos colectivamente entre todos.

Todo este desarrollo que ha tenido la guerrilla nos hace tener mecanismos para ir frenando, mostrando, que las mujeres también estamos en capacidad de hacer todo, que las mujeres somos responsables, que las mujeres podemos hacer las mismas cosas porque las mujeres vamos, también, a la línea de combate con el hombre. Hombro a hombro, si la mujer tiene que ir a transportar, el hombre también tiene que transportar, nuestras tareas son para todos.

Esta actividad hace que el machismo se vaya diluyendo, se vaya haciendo a un lado, que nos veamos desde otro punto, como hombres y mujeres, como personas que podemos hacer de todo.

Yo tengo 30 años de lucha y no he tenido quejas sobre compañeros en acoso sexual, esa es una mentira que se utiliza desde los medios de comunicación de que aquí las mujeres venimos y somos obligadas, que tenemos que estar con no sé quién. No, aquí la mujer es libre. Libre, libre de escoger su pareja, libre de decir, camaradas, yo quiero estudiar enfermería. Libres de decir, camaradas, yo quiero estudiar sistemas. Libre de decir, camaradas, yo quiero ser médica, libre de decir yo quiero distribuir víveres, y también a medida de su capacidad y de su actitud que vaya mostrando, se va ella especializando en eso.

Libre de decir, camaradas, yo quiero ser mando, o no quiero ser mando. En todo este sentido la mujer, por supuesto, que es libre.

Y libre porque no está atada a su marido, tiene la libertad de seguir su pareja o no seguirla, pero no estar amarrada y que esa compañera no pueda salir a cumplir una misión.

Va, cumple su misión y regresa a donde está su pareja. Igual el hombre si tiene que ir a cumplir una misión por supuesto que lo hace y luego ingresa a donde está su pareja.”[2]

En las FARC-EP las mujeres son fuerza medular, vital de la insurgencia fariana.

Mariana Páez, Lucero Palmera, Catherine Miller son ejemplo de combatientes revolucionarias que entregaron su vida por la construcción de la Nueva Colombia. Como ellas, miles de mujeres valientes combaten dentro de la insurgencia fariana contra el Estado gansteril colombiano. Ejemplo de ello son Alexandra Nariño, Camila Cienfuegos, Shirley Méndez, Marina Sánchez, Yira Castro, Carmenza Castillo, Marcela González, Patricia Cano, Sandra Ramírez, Marinely Hernández y centenares de combatientes más.

Shirley Méndez dice:

“Las mujeres guerrilleras somos dignas, como combatientes  somos  revolucionarias,  luchamos para ayudar a construir un país que le brinde a la mujer  derechos, libertad, igualdad; mujeres dispuestas a dar la vida misma por la causa que un día decidimos defender. Somos la esperanza de miles de mujeres que son víctimas de una sociedad capitalista, donde a la mujer la ven como un instrumento de comercialización. Porque como dijo el comandante Fidel Castro, “cuando en un pueblo pelean los hombres y pueden pelear las mujeres, ese pueblo es invencible”.[3]

Rubio desconoce la dignidad de las mujeres farianas.

La FIP debería demandarlo para que devuelva los dineros que debió haber recibido para realizar ese adefesio de trabajo.

26 de abril de 2013


[1] Dick Emanuelsson. “Los intereses del pueblo están por arriba de todo”. ANNCOL, 21 de abril de 2005
[2] Dick Emanuelsson. Sandra Ramírez: “¡Mi familia es las FARC! Aquí hay igualdad en derechos y deberes entre mujeres y hombres”.  ANNCOL, Habana, 22 de noviembre de 2012
[3] Dax Toscano. Shirley Méndez: la lucha por un mundo libre con el color de las mujeres. Enero de 2013
 


martes, 16 de abril de 2013

martes, 9 de abril de 2013

¡URGENTE! Denuncia de Simón Trinidad


 Desde la prisión de máxima seguridad Simón Trinidad denuncia la violación al derecho a la defensa y la constante condición infrahumana a la que es sometido luego de ser extraditado.

Transcripción literal de la denuncia de SImón Trinidad:
"Que en La Habana lo presenten ante el Gobierno como una denuncia y ante la prensa internacional, de lo que están haciendo conmigo, que yo no tengo un solo juicio: yo tengo catorce juicios en poder de jueces ya, y los que están investigando en poder de fiscales. Y no nos dejan hablar. No me dejan enviar documentos de prueba a los jueces. No me dejan que escriba una carta. Entonces, yo me siento sin derecho de defensa. Yo no tengo garantizado el derecho de defensa. Y esto lo tienen que denunciar allá ante la delegación del Gobierno en La Habana y además denunciarlo ante la prensa internacional. Yo he pedido hablar con el Comité Internacional de la Cruz Roja hace cuatro años y medio y no me han permitido hablar con el CICR. Entonces, yo quiero que tú conozcas esto y lo hables para que la delegación allá en La Habana lo denuncie ante la delegación del Gobierno y ante la prensa internacional. No tengo defensa. En la práctica yo no tengo defensa. Hablar contigo diez, quince minutos no es suficiente. Segundo, que no me permiten enviar documentos ni a tí ni a los jueces, donde yo pruebo mi inocencia. Documentos de prueba que yo conseguí"... [se interrumpe el sonido]

La denuncia de Simón Trinidad fue cortada por las autoridades penitenciarias de Estados Unidos. Las FARC-EP han pedido la presencia de Trinidad en las conversaciones de paz.

domingo, 7 de abril de 2013

lunes, 1 de abril de 2013