domingo, 30 de diciembre de 2012

viernes, 28 de diciembre de 2012

viernes, 14 de diciembre de 2012

Entrevista a Dax Toscano sobre la paz en Colombia




Rueda de prensa de las FARC-EP, La Habana-Cuba, noviembre de 2012

martes, 4 de diciembre de 2012

Carta abierta a las FARC-EP, por Gustavo Rojas




CARTA ABIERTA A LAS FARC-EP

Apreciados y apreciadas camaradas de las Gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, desde la Venezuela Revolucionaria, la Venezuela de Simón Bolívar, reciban un saludo rebelde, fraterno y revolucionario. Hoy cuando la América Nuestra transita por senderos que apuntan a la emancipación y a la Liberación Continental, saludamos los esfuerzos que se llevan a cabo en la hermana isla de Cuba, en la Habana, en la Patria de José Martí y Antonio Maceo, por conseguir una salida negociada y política al conflicto armado por el que atraviesa el hermano pueblo Colombiano y así la tan anhelada paz, paz esta concebida  con justicia social, no estamos hablando de cualquier paz, no estamos hablando de la paz de los sepulcros a la que la oligarquía Colombiana históricamente ha tenido por costumbre ofrecerle al pueblo Colombiano organizado en partidos, sindicatos o movimientos de liberación. Para entender lo complejo de todo este proceso a lo largo de la historia tendríamos que remontarnos y reivindicar lo que fue la Resistencia Indígena contra los invasores Colonizadores venidos de España, luego la Resistencia de las Negritudes traídas por los Españoles desde el hermano, profundo y nuestro Continente Africano para esclavizarlos y favorecer sus intereses, después transitamos por la gesta emancipadora e independentista donde el pueblo en armas acompañó al Padre Libertador por justicia, por independencia, por el problema desigual de la tenencia de las tierras, por la libertad de los esclavos. Colombia pasó desde 1839 hasta 1902 por diferentes guerras civiles, cuyas causas fueron siempre comunes en las diferentes épocas, la lucha de los pueblos por justicia, tierras pan y libertad, luego devinieron varias dictaduras, en la Actualidad el conflicto social y armado que vive nuestra hermana República es el producto de la violencia de un Edo Terrorista y asesino que desde el año 48 sumió  al País con el Magnicidio de Jorge Eliecer Gaitán en un huracán que se mantiene hasta nuestros días, la historia de Colombia ha sido de crímenes de Estado contra luchadores sociales, campesinos, estudiantes, indígenas, sindicalistas, basta con citar el genocidio a la que fue sometida la Unión Patriótica donde en un intento en la búsqueda de salidas democráticas y pacíficas se organizó este frente al cual sólo en los primeros dos años fueron asesinadas mas de 5000 de sus militantes y así la Oligarquía Colombiana ejecuto el exterminio de una esperanza para ese pueblo, de igual forma han sido asesinados hijos del pueblo como Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo, Carlos Pizarro, Luis Carlos Galán, Manuel José Cepeda, en Colombia lamentablemente para hacer oposición a los Gobiernos de la Oligarquía hay que tener una pistola en la cintura, hoy más de 30 millones de colombianos viven en la pobreza, 12 millones en la indigencia, el 50 % de la población económicamente activa agoniza entre el desempleo y el sub empleo, casi 6 millones de campesinos deambulan por las calles víctimas del desplazamiento forzoso, de 114 millones de hectáreas que tiene el País 38 están asignadas a la exploración petrolera, de las 750.000 hectáreas en explotación forestal se proyecta pasar a 12 millones, la ganadería extensiva ocupa 39,2 millones, el área cultivable es de 21, 5 millones de hectáreas pero solamente 4,7 millones de ellas están dedicadas a la agricultura, situación en decadencia por que ya el País importa 10 millones de toneladas de alimentos al año, más de la mitad del territorio Colombiano, está en función de los intereses de una economía de enclave.
          La violencia secular contra los excluidos ha generado la respuesta de ese pueblo el cual ha tomado la mismas armas de ese ejército libertador y bolivariano para crear las FARC-EP que legítimamente defienden los intereses populares y luchan por la construcción de la Patria Grande y el Socialismo, así es una violencia revolucionaria contra la violencia del Edo, entendiendo que la violencia no es cualquier violencia, como no lo son ni sus armas, ni sus tácticas, ni su misma concepción ética, ella se da desde la forma y el contenido en que los pueblos la legitiman como propia. Las FARC-EP, en Nuestra América, en la Abya Yala nombre dado por el pueblo Kuna de Panamá y Colombia antes de la llegada de Cristóbal Colón y los Europeos, son pueblo en armas, son el pueblo de Simón Bolívar y representan la valentía de un pueblo que lucha por la construcción de la Nueva Colombia con justicia social, muchos han sido los momentos de diálogos de paz donde el Gobierno ha acabado a balazos estos intentos, por eso desde Venezuela estamos muy atentos a todos los acontecimientos que se desarrollan en la tierra de Martí y Maceo, que como dijera este último en una de sus célebres frases, “La libertad no se mendiga, se conquista con el filo del machete”, desde aquí un abrazo Bolivariano del tamaño del mar Caribe a todos los combatientes de las FARC-EP, a los que están en las montañas de Colombia, a los que están presos en las cárceles del País, a Simón Trinidad y Sonia, Presos del Imperio Norteamericano, a Iván Márquez, Alexandra Nariño, Jesús Santrich, Rodrigo Granda y demás compañeros que dialogan por la paz. No podemos dejar de nombrar a nuestro Julián Conrado y lo asumimos nuestro porque es patrimonio Nuestro Americano ya, preso injustamente en la Caracas de Bolívar y Miranda, y solicitado en extradición por el Gobierno Colombiano para mandarlo a una muerte segura al Imperio Norteamericano, les decimos que para nosotros Julián está presente, presente, presente, y no lo dejaremos solo, tiene el apoyo moral de nosotros como internacionalistas y revolucionarios y lograremos su libertad pronta y su asilo en nuestro País u otro País neutral. Queremos también rendir homenaje a nuestro querido viejo Manuel Marulanda, a Iván Ríos, al Mono Jojoy, a Lucero Palmera, a Alfonso Cano, a Raul Reyes los cuales para nosotros “No han muerto, están en medio de la pólvora como mechas ardiendo” y en definitiva despedirnos alimentándoles la moral de lucha y combate, y aquí estamos listos y dispuestos a la Resistencia y Guerra prolongada de ser necesario ante cualquier pretensión imperial, nos despedimos de ustedes camaradas con un fuerte abrazo y sabemos que “con Bolívar con Manuel, con el pueblo al poder” y con la espada de combate del Libertador, por la segunda y definitiva independencia, hemos jurado vencer y venceremos.
Crece América y expande
tu sangre libertaria hacia las entrañas
del norte.
Crece y amamanta a tus hijos
subversivos.
Crece y préñate de millones de hijos con
flechas
para que combatan a los hambreadores.
Crece América, para que tus venas nos
inunden y florezcan hombres nuevos.
Crece, que tus volcanes suelten fuego,
para que sepan que eres incontenible.
Crece América.
Búrlate de la muerte y
multiplícate  en vida.
Sergio Rodríguez Yance
(Poeta y militante revolucionario, asesinado en las calles de Caracas el 23 de Septiembre de 1993, por los cuerpos represivos del Estado Venezolano).
Por: Gustavo Rojas. Movimiento Continental Bolivariano Capítulo Aragua.
Maracay, 28/11/2012.

domingo, 2 de diciembre de 2012

Conversaciones con las FARC-EP: crónica de un encuentro con la delegación de paz de la insurgencia fariana, por Dax Toscano





La Habana es una ciudad mágica, donde se conjugan pasiones, sentimientos y emociones que hacen que quien la visite termine extasiado por la belleza de su gente, de su entorno, de sus estructuras y del mundo que dentro de ellas se teje y que cada persona que está ahí, de pasada o en forma permanente, aunque esa permanencia pueda ser pasajera, las viva con pasión.

Maravillosa La Habana, capital de un país que enfrenta muchas dificultades producto del criminal bloqueo económico impuesto por el imperialismo yanqui, así como de sus contradicciones internas que deben ser superadas para consolidar el socialismo en esta región del Caribe.

Este faro, que todavía ilumina a los pueblos del mundo, no puede apagarse. Y mucho menos puede desvanecerse la solidaridad que ha caracterizado a la Cuba de Fidel con la lucha de los pueblos.

Es precisamente esa solidaridad militante la que ha hecho posible que en La Habana puedan reunirse, con total seguridad para su integridad física, situación que no podría darse en otro lugar de América Latina, mucho menos en la propia Colombia, las y los comandantes de las FARC-EP, quienes se han trasladado desde las montañas y la selva de su país a la tierra de José Martí, con el objetivo fundamental de alcanzar la paz para Colombia. 

El lunes 19 de noviembre de 2012, a las siete de la mañana, recibo una llamada especial. Saludos afectuosos por parte de los comandantes Rodrigo Granda, Iván Márquez y Jesús Santrich. Sin poses de ninguna naturaleza, característica de los politiqueros del establishment, los comandantes farianos expresan su aprecio sincero por quienes contribuyen, de una u otra forma, por la construcción de la Colombia Nueva.

Comandantes Jesús Santrich, Iván Márquez y Ricardo Tellez. Foto Dax Toscano


El encuentro, celebrado dos días después, fue muy grato, cargado de emociones especiales al poder compartir con las y los hermanos guerrilleros de las FARC-EP. Un abrazo fuerte con Iván Márquez y Jesús Santrich. 

Con Tanja saludamos a la distancia, puesto que en ese momento la guerrillerada esta atenta a una conferencia sobre la problemática del capitalismo a nivel mundial.

Las y los guerrilleros de las FARC-EP, no pierden un solo segundo del tiempo necesario para el propósito trazado en este   nuevo combate por la paz.

Trabajo, estudio, debates, diálogos sobre los problemas mundiales y, claro está, de Colombia.

Más tarde una cena sabrosa. Tengo el honor de saludar a Sandra, esa gran mujer y revolucionaria, compañera de Manuel Marulanda. 

Luego una conversación placentera acompañada de tangos, de música de Julio Jaramillo y de canciones compuestas por Iván y Santrich. 

Ningún tema escapa al ojo crítico y sagaz de los comandantes guerrilleros. La política internacional, el tema ecológico, el problema agrario y la necesidad de actualizar el programa de las FARC-EP en este tema, la urgencia de sacar una historia de la insurgencia fariana “no oficial”, el papel de los medios de comunicación, son los temas de los cuales se habla, todo ello acompañado de buen humor. 

En el tema ecológico no se deben hacer concesiones, dice Santrich. Más importante es el río, el agua cristalina del río Ranchería, en la Guajira, que la búsqueda de carbón que significaría la destrucción del entorno natural, dice el comandante fariano. 

La lógica del capitalismo es destructiva, no le importa ni la naturaleza, ni el ser humano.

Iván Márquez ve con optimismo el proceso de diálogo, aunque por parte de la oligarquía, según las declaraciones que han sido publicadas en los medios, se evidencie mezquindad. 

Pese a todo, en este nuevo escenario, las FARC-EP crecen y se perfeccionan. Como en el combate militar, cuando en otros tiempos el general Mora Rangel llevó adelante una guerra dura contra la insurgencia y los combatientes farianos demostraron capacidad de acción y respuesta al enemigo, hoy, en el campo de la diplomacia, los obstáculos que aparecen hacen que la guerrilla tome adecuadamente las tácticas para lograr la estrategia final. 

El “bien supremo”, dice Jesús Santrich, parafraseando a Bolívar, es la paz para el pueblo colombiano. Y sobre ese objetivo se trabaja día a día, muchas veces sin dormir, lo cual, en definitiva, no es mayor sacrificio, si se piensa que de estos diálogos con el gobierno colombiano puede encontrarse una salida política al conflicto que se vive desde hace ya cincuenta años.

Para las FARC-EP, frente a la opción guerrerista, no hay otra distinta y urgente que la de la paz. 

Los hombres van en dos bandos, decía José Martí: los que aman y fundan, y los que odian y deshacen.

A diferencia del ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón o de los paracolumnistas como Alfredo Rangel, defensores de la criminal doctrina de Seguridad Democrática del narcoparamilitar de Uribe, los mismos que han expuesto públicamente sus deseos de que la búsqueda de la paz fracase, las FARC-EP han actuado con honestidad manifiesta.

Fue Alfonso Cano quien buscó permanentemente la paz. ¿Cuál fue la respuesta del gobierno colombiano? El cerco militar, la persecución y el asesinato. 

El aparato tecnológico militar y de inteligencia estadounidense e israelí, está puesto al servicio de las Fuerzas Armadas y la Policía colombiana para destruir a la insurgencia revolucionaria. No escatiman absolutamente nada. Microchips colocados en laptops, en aparatos de radio, de comunicación y hasta en las bolsas de arroz para detectar los campamentos guerrilleros y bombardearlos. La guerra la quieren ganar de esa manera y no con el combate directo. Pese a esto, la guerrilla también ha desarrollado su propio armamento y con sus armas de combate, hasta un avión Super Tucano pudieron derribar en el cerro de Jambaló, el pasado mes de julio de 2012.

Así como en la guerra, en el campo político la oligarquía quiere bombardear a la insurgencia, para así frustrar el diálogo. En base a engaños, a trampas, a ocultamientos de la realidad y a imposiciones, quieren derrotar a las FARC-EP y aislarla de su pueblo y las organizaciones sociales.

Ahora, cada paso en la búsqueda de la paz para Colombia lo quieren boicotear los guerreristas. 

En cada declaración pública, la delegación del gobierno colombiano se empeña en poner obstáculos, demostrando su ruindad. 

En la mentalidad burocrática y en el accionar frío y calculador, propio de los tecnócratas burgueses, quieren imponer sus formalidades absurdas al desarrollo del proceso. Son los tecnicismos propios de las escuelas de negociadores y empresarios burgueses.

Las FARC-EP tienen como única “formalidad” el sentarse hablar en la mesa de diálogo con la verdad, con honestidad, frente a frente, dice Iván Márquez, mientras desde el lado contrario por las voces de la gran prensa se nota que solamente buscan la manera en que la guerrilla cumpla protocolos de banquetes, se comporten “políticamente correcto” y guarden silencio para que el pueblo y el mundo entero no conozca lo que está sucediendo realmente alrededor de las conversaciones. 

En los diálogos, el pueblo no cabe para los representantes de la oligarquía.  Son prepotentes. No se dan cuenta que las FARC-EP son parte del pueblo, porque de él surgieron y a él se deben. Por ello estarán donde el pueblo esté, porque nadie puede imponerles lo contrario. 

Que no tal cosa, que no tal otra, ha dicho públicamente la delegación gubernamental desde la memorable jornada de Oslo. Bueno, y entonces ¿de que quieren hablar con los delegados de paz de las FARC-EP?  

Infinidad de cercos han puesto al diálogo, que ellos consideran negociación en su mentalidad mercantil. 

Se ha solicitado la presencia de Simón Trinidad haciendo parte de la Delegación de Paz de las FARC, pero por ninguna parte se ve que el gobierno contribuya a ese propósito emitiendo una petición formal al gobierno de Estados Unidos para que se posibilite la libertad del combatiente bolivariano. Así es la oligarquía santanderista.

Con sus rostros de piedra, los delegados del gobierno van en busca de la rendición. 

La guerrilla va en busca de la paz, con rostros de amor, de felicidad y alegría. Sin vocerías individuales, sino con una sola voz, la del colectivo fariano compuesto por hombres y mujeres. 

La alegría es otra de las divisas de las FARC-EP. Jodedores, “mamadores de gallo” como dicen, jamás mentirosos, cobardes o traidores con el pueblo son los comandantes farianos.
Hay felicidad en las filas de las FARC-EP. Felicidad que la irradian los delegados de paz del pueblo. Para ellos esto no es más que un paso fundamental para conseguir ese bien supremo para Colombia, que es la justicia social y, por ende, la paz con dignidad.

No hay condiciones que se puedan imponer a la delegación fariana, que afecten su soberanía política. La insurgencia ha expresado desde un primer momento que el pueblo colombiano debe estar presente en los diálogos como uno de los actores políticos fundamentales, y las FARC-EP no se someterán a condicionamientos del gobierno de Santos que obstaculicen el contacto con las organizaciones populares.

Así lo han expresado Iván Márquez y Jesús Santrich, no solo en declaraciones formales, sino en otros diálogos marcados por la camaradería, la sinceridad y la vitalidad. 

Es que ellos son así. La distinción es la distensión, lo cual no es, por supuesto, despreocupación. Es la mezcla del humor, de la alegría con la seriedad en el trabajo. 

Son los guerrilleros de las FARC-EP, humanos en el pleno sentido de la palabra. Gozan de la música de distintos autores y géneros, y también componen letras con mensajes profundos sobre la historia de Colombia. Poetas también lo son. Estudiosos de los diversos problemas internacionales, de la economía capitalista, de la política imperialista, etc. Nada se escapa dentro de esta guerra de movimientos. Y, claro está, comparten gozos.

Metidos en sus camisas de marca, en sus trajes “Giorgio Armani”, los delegados del gobierno acuden en marcha presurosa a la sala de sesiones. 

Con camisa suelta, sin dejar de ser formales y, porque no, también elegantes, los guerrilleros y guerrilleras se hacen presentes junto a la silueta rebelde de Simón Trinidad en el escenario del diálogo. Las mujeres farianas están siempre ahí, bellas, inteligentes y aguerridas, lo cual incomoda a los machistas burgueses. Tanja, Alexandra, los tiene turbados.

Alexandra Nariño, internacionalista revolucionaria, guerrillera fariana

Para estos oligarcas maniquíes, la alegría es el show y la falta de seriedad. Para las FARC-EP, la alegría es la paz, y la seriedad la solución de las causas del conflicto colombiano. El secretismo es la mentira al pueblo, para las FARC-EP el hablar públicamente a través de sus comunicados certeros y precisos, es no ocultarle nada al pueblo. 

Las FARC-EP han marcado su rumbo. Están decididas a no levantarse de la mesa de diálogo. Y saben que eso debe garantizarse, incluso, con la aplicación de las normas del derecho internacional que exige que las partes de un conflicto, por razones humanitarias, lleguen a una solución definitiva para evitarle sufrimiento al pueblo.

La música es otro fusil, dice el Comandante Jesús Santrich, quien se deleita tocando una melodía con la flauta trasversa y otra más con la armónica. Santrich irradia felicidad, mira con el corazón y ve la realidad con mayor claridad que aquellos que solo la observan a través del odio y el mero interés.

El ambiente en la delegación fariana es de camaradería, de unidad y de construcción de pensamiento, porque, muy lejos de las poses de los intelectuales de cafetín, en el grupo de guerrilleras y guerrilleros que están en Cuba, la cultura y la política son vitales, si bien, las cosas mundanas que los hacen seres de esta tierra, están también presentes y son tratadas con picardía y sabiduría.

Seres con pasiones y sentimientos, profundamente humanos, solidarios, consecuentes en sus principios en defensa de la humanidad. El egoísmo no existe en los camaradas de las FARC-EP, que buscan que el encuentro sea agradable para el compañero de lucha. 

En estos días llegó el general Óscar Naranjo a Cuba. El mismo de la sonrisa macabra cuando asesinaron al comandante Raúl Reyes en Angostura. El “mejor policía” del mundo, dicen los propagandistas de la oligarquía colombiana y sus instituciones represivas. El policía narco. 

Así son ellos. Muy hijueputa es la oligarquía, diría Julián Conrado. 

Las FARC-EP se caracterizan además por su internacionalismo revolucionario. Duele lo que hacen con Palestina, dicen los comandantes farianos. 

Entre una copa de vino y una cerveza Bucanero la conversación fluye con Iván Márquez y Jesús Santrich. Se aprende mucho, hay conocimientos amplios. Nada está improvisado. Y la defensa del pueblo está en primer plano. Pero además, la unidad entre estos dos camaradas de lucha es ejemplo de la fortaleza que da la identificación con las causas del pueblo entre personas que se han trazado como objetivo común la construcción de una sociedad más justa y más humana. Me recuerdan a Bolívar y Sucre, Marx y Engels, a Fidel y el Che.

Otra virtud al interior de las FARC-EP es la camaradería y la posibilidad de ejercer el derecho a pensar y dialogar entre ellos, con sus diversas visiones, pero sin romper la unidad de acción. Sectarismos entre ellos, no caben.   

Iván y Santrich, poetas y comandantes guerrilleros, amigos y camaradas, abren las puertas de su casa, la casa donde la paz se diseña con delectación de artista, para que sea el pueblo quien la pula, porque solo con él podrá realmente concretarse eso que una vez más hay que resaltar, es el bien supremo para el pueblo colombiano.