jueves, 22 de septiembre de 2011

¡Viva Palestina! ¡Abajo el sionismo y el imperialismo!


Necesitamos poder, por Iñaki Gil de San Vicente




NECESITAMOS  PODER

Entre miles de noticias idénticas, cuatro muy recientes nos enfrentan al problema del poder. Una, el FMI exige a la burguesía griega que condene al desempleo a 100.000 trabajadores más. Dos, la transnacional Renault advierte a Japón que puede deslocalizar su empresa en Yokohama si no toma medidas para contener la revalorización del yen con respecto al dólar y al euro. Tres, los EE.UU. salen una vez más en defensa de Israel y en contra del derecho palestino a su propio Estado. Y cuatro, euroalemania aplaude a la burguesía española por el golpe constitucional que amputa todavía más las raquíticas libertades y derechos aún  supervivientes. Las cuatro tienen relaciones directas e indirectas con Euskal Herria, hacen referencia al papel de los Estados, a las grandes corporaciones transnacionales, a las agencias imperialistas que defienden los intereses del capital financiero, y a la función del miedo y de la violencia en la política en cuanto economía concentrada. En síntesis tratan sobre la dialéctica entre el poder del capital y la explotación de los pueblos sin poder propio.

Hemos escogido estos ejemplos no sólo porque son recientes sino porque plantean problemas que en apariencia se mueven en la estratosfera de la alta política, pero que en realidad bullen en la materialidad de la vida cotidiana de los pueblos machacados. Por debajo de esas grandes noticias se agitan las resistencias y los debates por mejorar las formas de organización de las gentes. El pueblo palestino, dividido y machacado, ha tenido que experimentar todas las formas organizativas posibles, y el pueblo griego ha recordado en poco tiempo las formas de  autoorganización con las que resistió a los nazis y a los británicos. La clase obrera del Estado francés ha sostenido huelgas vibrantes en 2010 mientras que las grandes empresas de su burguesía saqueaban el mundo, y en el Estado español la debilidad histórica de las izquierdas dificulta el despegue de las resistencias, mientras las naciones oprimidas caminamos por delante. A lo largo de estas y otras prácticas muy anteriores, se aprecia una dinámica de avance inestable e inseguro, oscilante, con retrocesos y derrotas,  que puede ir del contrapoder al poder popular y al Estado obrero pasando por el doble poder. Hablamos de una dinámica histórica que en sus embriones aparece ya en la autoorganización clandestina de los trabajadores ingleses desde finales del siglo XVIII, con su autoorganización, solidaridad y ayuda mutua, marchas, manifestaciones, huelgas y sabotajes. Un siglo después, desde finales del XIX, la misma dinámica empezará a extenderse por Hego Euskal Herria conforme avanza la industrialización. Y lo mismo sucederá, pero a una escala cualitativamente superior y más rica a partir de finales de la década de 1950 con el inicio del proceso que culminará con la fusión del independentismo con el socialismo.

Una colectivo obrero que se organiza para legalizar una asamblea, una asociación de vecinos, un grupo de estudiantes, un colectivo feminista que logra que se juzgue a un agresor, un ayuntamiento que pasa a manos del pueblo, etc., son prácticas de contrapoder porque han logrado asentar una fuerza clasista, popular, social, vecinal, de sexo-género, que, en su campo de acción, detiene un cierre de empresa, una urbanización irracional o cualquier otro ataque del poder dominante; o al menos lo condiciona fuertemente. Y tanto más son un contrapoder  en la medida en que su acción se inserta en una estrategia independentista, de fortalecimiento de la identidad y lengua vasca. Pero por la misma naturaleza de la política como economía concentrada que en última instancia depende del Estado ocupante, por esto, el contrapoder nunca es estable porque es inmediatamente combatido, sometido a toda serie de presiones. Un contrapoder que se apalanque a la defensiva dura poco, empieza a desanimarse si no consigue más conquistas. La lucha ofensiva es la vida del contrapoder y ello hace que, si quiere existir, ha de dar el salto al doble poder. No hay otra alternativa a la luz de la experiencia histórica, y por tanto de la teoría.

De la misma forma en que todo contrapoder que se detiene en su avance empieza a debilitarse y, más temprano que tarde, a retroceder, lo mismo le sucede pero a escala más amplia y rápida a las situaciones de doble poder. Un contrapoder estable, por ahora, son los ayuntamientos y otras instituciones “superiores”, y pueden y deben constituirse en doble poder gracias a su capacidad pedagógica, concienciadora, de planificación democrática, etc., pero chocarán con más y más resistencias desde el Estado español y sus peones autóctonos. El doble poder se caracteriza por su capacidad de derrotar planes importantes del poder opresor, desde urbanísticos hasta sociales, culturales, lingüísticos, ecológicos e incluso, y sobre todo para activar vías socioeconómicas muy progresistas que pueden, si se quisiera hacerlo, empezar a minar algunas bases de la propiedad privada y de la fuerza represiva del Estado. Por ejemplo, cooperativismo popular, de producción y consumo, recuperación pública de empresas y de bienes comunes, redes de intercambio justo interno e internacional, economía solidaria y préstamos sin interés, bancos de tiempo, yacimientos de trabajo social, seguridad colectiva democrática, lucha masiva por la amnistía, etc. Pero estas vías deben asentarse en una creciente movilización política de masas en la que el pueblo trabajador sea la fuerza directora, y dentro de este la clase obrera. Si el doble poder no avanza, retrocede.

Hablamos de la dialéctica entre reforma y revolución, programa mínimo y programa máximo, autogobierno tolerado  e independencia socialista. En un capitalismo en crisis, nada de esto debe hacerse sin un programa de integración de las mal llamadas “clases medias” y de la pequeña y mediana burguesía, a distintos niveles obviamente, pero debe hacerse. No es un debate nuevo en la historia política, se remonta, como mínimo, a la revisión crítica de los errores cometidos por las fuerzas revolucionarias en 1848-49. El capital aprendió de la Iglesia a manipular las conciencias y a dirigir la estructura psíquica de franjas sociales y clases intermedias hacia la obediencia a la “figura del Amo”. Es cierto que la opresión nacional dificulta la tendencia latente hacia el autoritarismo, presidencialismo y fascismo, reserva reaccionaria que duerme como un virus en el inconsciente de masas. Pero la conciencia nacional no es una vacuna perfecta, necesita de una praxis estratégica que ilumine siempre los objetivos irrenunciables. Por esto, es vital seguir avanzando del doble poder al poder popular, al Estado vasco inserto en la República Socialista Vasca. El doble pode se extingue o es ahogado en sangre si no avanza al poder estatal, popular.

Comprendemos ahora mejor el significado práctico e inmediato de las cuatro noticias con las que iniciábamos este artículo. La necesidad de un Estado es innegable para las naciones oprimidas si queremos sobrevivir en la mundialización capitalista. Incluso los pueblos formalmente soberanos necesitan recuperar la independencia económica que sus burguesías han entregado al imperialismo, y en este contexto todo Estado que quiera defender a su pueblo ha de avanzar al socialismo con el poder popular y la solidaridad internacionalista. No hay otra alternativa, de lo contrario será engullido por la desnacionalización inherente a la expansión del capital, y re-nacionalizados, subsumidos, en las nuevas formas ideológicas y culturales creadas por las reordenaciones imperialistas que están teniendo lugar. Sin un Estado vasco, seremos una región inserta en un protectorado económico con forma de Estado periférico de la UE.

IÑAKI  GIL DE SAN VICENTE  
EUSKAL HERRIA  21-IX-2011

¡Venceremos camarada Jorge Briceño!

viernes, 16 de septiembre de 2011

Felicidades Camarada Iñaki Gil de San Vicente


Iñaki Gil de San Vicente, Amigo, Camarada, Compañero, quien como dijera Justo de la Cueva es el más grande pensador, teórico revolucionario marxista del siglo XXI, consecuente con sus ideas a través de su práctica revolucionaria, de su ética comunista, ha arribado a sus 59 años de edad con una vitalidad y lucidez que nos llena de orgullo. A Iñaki, le damos las gracias por sus enseñanzas, por su desprendimiento, por su amistad sincera y su ejemplo revolucionario. A ti hermano de lucha, hago extensiva la poesía que Jesús Santrich, amigo poeta, líder guerrillero, revolucionario y hermano también muy querido, dedicara a Julián Conrado, el cantor del pueblo. ¡Qué cosa más maravillosa! Tres hermanos reunidos en un momento histórico importante: Iñaki, Jésus Santrich y Julián Conrado. De seguro, la victoria será nuestra. 

DAX TOSCANO, 18 de septiembre de 2011. 


AMIGO, CAMARADA, COMPAÑERO

A Julián Conrado, cantor
de la insurrección

Me asaltó la idea
de decirte algo...
porque eres mi amigo,
mi camarada,
mi compañero...;
me asaltó la idea
de expresar de manera breve
lo que en ti yo veo
y sólo supe decirte,
guerrillero,
que...,
juntas los versos,
unes las notas,
levantas tu canto,
intuyendo la justicia...,
arrancándole a la vida
nociones de patria nueva;
armas en canciones
mensajes de amor
imaginando el fuego
gestor del hombre nuevo...,
ola inmensa del ejemplo comunero.
Sólo supe decirte
que escucho en tu palabra
presagios de libertad
que derrotan los temores
contra toda mácula de maldad
que pretenda destruir
al pescador de nuestros sueños...
Sólo supe decirte,
que te he visto abordando
tus botas viejas
para emprender las rutas
de la lucha
llevando a cuestas
tu equipo montañero
cosido con las mismas manos que marcan la nota
y empuñan el fusil
y le hablan al pueblo
mientras palpas la inspiración
que logra la complementación
entre el combate y el amor certero.

Sólo supe decirte,
que te he visto expresarte puro
sin rencor,
aunque te toque posar de duro...,
y te he imaginado constructor
del asalto mismo de los cielos,
pregonando
el anuncio inaplazable
de la terrígena paz sin hambre
como sueño primero.

Y te he sabido,
en fin,
reflejado en el espejo
de nuestra breve historia,
como profeta caribe
que levanta con esplendor
el fuego del acero,
con la misma pasión
con que aprendes el canto lamento
de la gaviota marina
que se mece en el viento.

Sólo supe decirte,
sin bonitas palabras,
pero como mensaje sincero,
que te siento mi amigo,
mi camarada...,
mi compañero.

jueves, 15 de septiembre de 2011

miércoles, 14 de septiembre de 2011

martes, 13 de septiembre de 2011

¡Allendiando!, por Julián Conrado






¡ALLENDIANDO¡

Ayer supe por la prensa que me trajo el carcelero
que en Chile el pueblo se encuentra allendeando que alegría!!!
Recordé la marcha aquella contra el golpe traicionero
la paliza que me dieron desalmados policías

Coro
Que de septiembre
mil novecientos setentitrés
floreció Salvador Allende
se pudrió Pinochet

Así conocí a Camila compañera de las uvas
entre Alí Primera y Víctor Jara puse tu fotografía
Camila tiene en sus ojos de los pueblos la ternura
Neruda escribió en su risa la más hermosa poesía.

Coro
Que de septiembre
mil novecientos setentitres
floreció Salvador Allende
se pudrió Pinochet.
¡VAMOS CHILE CARAJO!
¡Amando venceremos!
Julián Conrado

Marxismo vs Sociología, por Iñaki Gil de San Vicente



http://www.lahaine.org/b2-img11/gil_marxocio.pdf

lunes, 12 de septiembre de 2011

La solidaridad y derechos humanos del periodista Joaquín Pérez Becerra: enfrenta un juicio político en Colombia




Allende La Paz- NotiColombia Press

(06.09.2011)
Es un juicio político definitivamente. Las autoridades colombianas saben que no hay ningún delito por el cual juzgar a Joaquín Pérez Becerra. Por ello urden montajes burdos. Es más, lo están juzgando por los dolores de cabeza y rabietas que les hizo pasar y por las denuncias de las atrocidades cometidas por todos los regímenes en el poder en Colombia. Por ello es político su juzgamiento, no nos digamos mentiras. Además, por el odio personal del actual presidente, JM Santos, hacia el director de ANNCOL porque desde sus páginas lo calificaron como “Chuky”, el muñeco siniestro (Ver video en la Universidad Santiago de Cali), al igual que el anterior régimen de Uribhitler.
Por ello, es imprescindible dilucidar cuales derechos humanos le están siendo violados a Joaquín Pérez y adelantar la más eficaz labor solidaria con el periodista alternativo injustamente encarcelado y enjuiciado.
En primer lugar, es necesario resaltar que a Joaquín Pérez le han violado sus derechos humanos cuando fue objeto de persecución por parte de las fuerzas militares estatales colombianas. Fruto de esta persecución asesinaron a su primera esposa. Es la aplicación de la política de Terrorismo de Estado, la cual está asentada en la Doctrina de Seguridad Nacional, la cual les permitió ilegalmente adelantar el genocidio de la Unión Patriótica U.P.) so pretexto de combatir el ”enemigo interno”
En segundo lugar, el estado colombiano y el gobierno de Santos están juzgando a Joaquín Pérez Becerra porque les fue entregado producto de una maniobra ilegal practicada por el gobierno colombiano (y del gobierno Venezolano, nota de ANNCOL) la cual violó el derecho internacional y el DIH. Tocará a los abogados abordar el tema de si una captura ilegal da derecho a un Estado para adelantarle un juicio a una persona que ellos han perseguido toda su vida, y si no da derecho, pues lógicamente se le están violando sus derechos fundamentales.
En tercer lugar, en Suecia, su patria adoptiva, no eran –y no son- delitos la libertad de información y la libertad de prensa. Podrán serlo en Colombia, pero lo realizado por Joaquín Pérez Becerra fue denunciar desde Suecia las atrocidades y las violaciones de los derechos humanos de los colombianos y aquí en Suecia no son delito. Por el contrario, el Estado sueco salvaguarda el derecho de los ciudadanos a tener libre acceso a cuanta información y a cuanta prensa ellos requieran o deseen.
En cuarto lugar, las condiciones de reclusión de Joaquín Pérez Becerra son las del ”peor delincuente” de Colombia, es decir, él permanece en una cárcel de máxima seguridad como si fuera un ”Bin Laden” y se desconoce que, en realidad, su única ”arma” ha sido la labor periodística, labor civil, desarmada, altruista, si es que se puede llamar ”arma” el uso de la palabra para denunciar hechos anómalos. Los calabozos de esa cárcel son de 2x3 y no recibe sol ni una hora diaria, lo cual traerá como consecuencia problemas de raquitismo y otras enfermedades. Además, el compañero periodista no tiene la posibilidad de oír noticias, leer periódicos, ni ver televisión.
Contrasta esta situación que vive Joaquín Pérez con el tratamiento dado por las autoridades colombianas a los miembros del anterior régimen que están encarcelados por su contubernio impúdico con las bandas de narco-paramilitares, los cuales han producido el asesinato de más de 200.000 colombianos en los últimos tiempos (masacres y ejecuciones extrajudiciales), al igual que más de 60.000 desaparecidos forzados, amén de 5 millones que han padecido o padecen desplazamiento interno forzado. Mientras Joaquín Pérez padece condiciones salvajes de confinamiento, los narco-para-políticos uribistas, los corrompidos funcionarios del régimen uribista, y los militares inmersos en delitos de lesa humanidad, reciben reclusión en casas fiscales o prisiones de guarniciones militares, construidas por el régimen para mostrar el ”agradecimiento por los servicios prestados”, en las cuales se desarrollan bacanales y orgías que ha permitido a los colombianos llamar esas ”cárceles” con el remoquete de los ”lupanares de reclusión”.
Nuestra solidaridad militante debe llevarnos a denunciar todos los tejemanejes que se han urdido alrededor del juicio ilegal que se adelanta contra Joaquín Pérez. Por ello, nos inquieta sobremanera y preguntamos a las autoridades suecas del Ministerio de Relaciones Exteriores qué se ha y qué no se ha hecho en favor del ciudadano sueco injustamente detenido y juzgado en Colombia.
Señalamos que los principios que han movido a la sociedad sueca en lo atinente a brindar la más amplia y generosa solidaridad para salvaguardar la vida de personas perseguidas por otros estados, sin la cual el destino de ellos hubiera sido la muerte, no están siendo resquebrajados o dejados de lado por las actuales autoridades suecas? Será que son más importantes los ”negocios” entre el Estado sueco y el Estado colombiano –telefonía, biocombustiles, compra de armas, etc-, que la defensa de los derechos humanos de un ciudadano sueco, de origen colombiano, quien renunció a la ciudadanía colombiana, y proteger sus derechos violentados por el régimen colombiano?
¿Será que las autoridades suecas han olvidado los invaluables servicios que Joaquín Pérez Becerra le ha prestado a la sociedad sueca, aún a riesgo de su propia seguridad personal y de su vida? Será que en Suecia hay ”ciudadanos de primera” (los suecos de nacimiento”) y ”ciudadanos de segunda” (los suecos adoptivos)?


jueves, 8 de septiembre de 2011

EEUU, ustedes son los narcoterroristas. Por Dax Toscano Segovia (Solidaridad con Amílcar Figueroa)

Revolucionario y luchador consecuente antiimperialista

EEUU, ustedes son los narcoterroristas:
 
Dax Toscano Segovia

No es nueva la estrategia utilizada por EEUU de acusar de narcotraficantes y terroristas a gobiernos progresistas, a organizaciones populares, a luchadores sociales, a revolucionarios.  

Esas acusaciones maliciosas y calumniosas, las han hecho contra los gobiernos de Cuba, de la República Bolivariana de Venezuela y de Bolivia. Mucho más contra las guerrillas colombianas, principalmente las de las FARC-EP. 

Cuando fue dirigente sindical, Evo Morales fue acusado de estar vinculado al narcotráfico. Hoy, el gobierno de EEUU, resentido porque en un acto de defensa de la soberanía de Bolivia Evo expulsó a la corrupta DEA de su país, todavía tiene en la mira al presidente boliviano. 
   
Todo esto forma parte de la política yanqui, de sus oficinas, de sus aparatos de inteligencia, de propaganda y de guerra psicológica para criminalizar a quienes se opongan a sus prácticas criminales, esas si de carácter terrorista. 

El gobierno gringo se cree el dueño del mundo. Están tan convencidos de ello, que hacen todo para acabar con la resistencia y la rebeldía de los pueblos, con sus organizaciones revolucionarias, con sus líderes sociales. Bombardean ciudades, secuestran personas, asesinan gente, contaminan el mundo, trafican con droga, ejecutan actos terroristas, chantajean económicamente, manipulan conciencias, roban recursos, etc. Todo forma parte de su esencia criminal, corrupta. 

Ahora la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés), adscrita al departamento del Tesoro de EEUU, ha señalado a cuatro funcionarios venezolanos, entre los que se encuentra Amílcar Figueroa, como narcotraficantes por su supuesta colaboración con las FARC-EP en el tráfico de drogas y armas. 

Historia vieja es la de acusar a las FARC-EP de tener vínculos con el narcotráfico. Es parte de la propaganda. Desprestigiar a esta organización revolucionaria para justificar su criminal intervención en Colombia y sus ataques contra la insurgencia armada en ese hermano país. En el juicio seguido a Simón Trinidad en EEUU, nada se le pudo comprobar sobre estos supuestos vínculos y se les fue abajo sus mentiras. 

Esta acusación tiene además otros objetivos. 

Eufóricos por su criminal aventura guerrerista en Libia, EEUU quiere fabricar una vez más la imagen de que Venezuela es un narcoestado y que el gobierno de ese país está íntimamente ligado a esta actividad, todo con el propósito de lanzar nuevos ataques contra la Revolución Bolivariana. 

No es raro esto. El próximo año hay elecciones presidenciales en Venezuela y la oposición no tiene posibilidad real de ganar. Por lo tanto, hay que caldear el escenario tanto a nivel internacional como nacional con patrañas a través de las cuales haya voces criminales que propicien sanciones económicas y hasta intervenciones militares. 

De seguro, las y los mercenarios al servicio de falsimedia, como Mary Anastasia O’Grady, que en anterior ocasión ya lanzó sus diatribas y embadurnó cuartillas con un sinnúmero de mentiras sobre la supuesta relación del gobierno de Hugo Chávez con el narcotráfico, empezará nuevamente su ejercicio de falsicar la realidad en base a los datos que la Oficna de Control de Activos Extranjeros de EEUU le proporcionará. Y, como es lógico, los titulares de prensa, los noticieros y cadenas internacionales de noticias espectaculizarán sobre estas falsedades. 

Hay algo más en todo esto. La hipocresía, el cinismo de los gobiernos de EEUU que históricamente han acusado a otros de lo que ellos han hecho y siguen haciendo. Basta recordar la historia del financiamiento económico y el apoyo militar que se dio a grupos terroristas como los mercenarios de la Contra nicaragüense, con dineros provenientes del narcotráfico.  ¿Quiénes estuvieron detrás de todo esto? El Teniente Coronel Oliver North, el embajador gringo en Honduras John Negroponte, el terrorista y criminal confeso, agente de la CIA, Luis Posada Carriles, entre otros. 

El periodista e investigador Hernando Calvo Ospina ha denunciado como la CIA realiza sus operaciones con dineros provenientes del narcotráfico. Otro periodista, al que le “suicidaron”, Gary Webb, también puso en evidencia estas relaciones entra la CIA y el negocio de la droga. 

Un poco más atrás, para no perder la memoria, hay que recordar las relaciones estrechas entre el FBI, la CIA y la mafia a quien solicitaron el asesinato de Fidel Castro. 

Hoy, está demostrado que la presencia gringa en Afganistán ha propiciado un aumento considerable en el tráfico de drogas.  

De igual manera, en Colombia, mientras por un lado se acusa a las FARC-EP de estar metida en este negocio, silencian las estrechas relaciones del ejército colombiano, de políticos, entre ellos Álvaro Uribe, con los narcos. Y los grupos paramilitares, al servicio de la oligarquía de ese país, son quienes se nutren del negocio de las drogas. Esas son las fuerzas que con el apoyo de EEUU y el propio Estado colombiano, combaten a la insurgencia revolucionaria. 

Amílcar Figueroa es un luchador revolucionario, un hombre consecuente. Cuenta con el apoyo de su pueblo. Su imagen no podrá ser ensuciada por los criminales yanquis. Sin embargo, hay que redoblar la vigilancia. Como decía el Che, al imperialismo no hay que darle ni un tantito así de oportunidad. 

Hay que denunciar cualquier intento de ataque, secuestro o asesinato contra el camarada Amílcar. Su vida debe ser protegida. Hay que emprender, de inmediato, una campaña de solidaridad y, además, decir al mundo las intenciones que están detrás de todo esto. 

Como a los fascistas de ayer, a los yanquis criminales les decimos: ¡No pasarán!

Patria Grande, 8 de septiembre de 2011